For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

AVISO: ESTE CAPÍTULO PUEDE TENER ESCENAS SUBIDITAS DE TONO.

Sabía que a Dylan no le iba a gustar nada lo de la estancia de Scott, es normal, ¿no? pero no sabía que se lo iba a tomar tan mal, menos mal que me salté unos detalles, como que iba a dormir en mi habitación, era irrelevante. Ya estábamos llegando a casa de Simon y no había dicho nada desde que cogió el coche, esto no es normal.

Cuando llegamos entramos a casa de Simon, o bueno, lo que quedaba de ella porque estaba llena de globos, vasos de bebida por todas partes, mañana no le va a hacer tanta gracia haber hecho la fiesta.

-Dylan, ¿vas a estar así toda la noche? -Le pregunté llevandole a una esquina de la casa.

-¿Cómo? -Me pregunta. Dylan, no sigas ese camino.

-El de no hablar, o mejor el de pasar de mi, ah, y quita esa cara muerto por dios.

-¿Cómo te sentiría que una amiga que está cañón duerma en mi casa durante un mes y que lo tengas que saber por qué te la encuentras en mi casa? -Golpe bajo Dylan.

-¿Te has referido a Scott con el adjetivo "cañón"? ¿No era el chulo egocéntrico? -Me acerqué a sus labios sonriendo.

-No me cambies de tema -Dijo en plan borde.

-Dylan, ¿lo siento vale? Te lo he querido decir pero no ha salido el tema, ¿vale? perdóname. -Levanto la mirada hacia el con cara de cachorrito.

-Esta bieeen. -Me dice y sonríe. - Te perdonaré si me das un beso.

-Juego sucio. -Iba acercandome a sus labios cuando una voz nos interrumpió.

-Iros a una habitación o algo, reservaros -Me separé rápidamente porque pude diferenciar la voz perfectamente.

-Hombre Scott, ¿no deberías irte tú a alguna habitación con alguna de tus guarras? -Dijo Dylan plantandole cara.

-Wow Dolgen, relaja, vengo en son de paz. Ya me voy - Y se dio la vuelta sin decir nada más. ¿De qué iba este?

-¿Por dónde íbamos? -Me preguntó, se había quedado con ganas del beso, vaya con Scott.

-¡BROOK! ME TIENES QUE AYUDAR -Vino América hacia mi gritando. Al final ni beso ni nada.

-Voy a buscar a Ethan, luego nos vemos -Me da un beso en la cabeza y se va decepcionado.

-¿Qué pasa Ame?

-Necesito tu ayuda, no quiero parecer una loca, pero me han dicho que Charlie está con la guarra de Amber, y no, hoy es mi noche y no la voy a desperdiciar.

Definitivamente estaba loca.

-Está bien, vamos. -La cogí del brazo y la llevé al salón que es donde estaba toda la gente a ver si así podiamos ver a alguno de los dos y tranquilizar a América.

La gente estaba bailando en la pista de baile improvisada en el centro del salón, muchos cuerpos de un lado a otro desprendiendo su calor corporal y haciendo que subiera la temperatura, sería difícil encontrar a Charlie.

-Em, vale, yo busco por la parte de abajo, tu por la de arriba -Me dijo América.

-¿Arriba? ¿Dónde las habitaciones? ¿ESTAS LOCA? -Já, si se creía que iba a subir donde se encuentra todo el puterío lo tenía claro.

-Veeenga Brook. -Me pone cara de cachorrito, no América, no.

-Me debes un gran favor. -La digo resoplando.

-¡Te quiero! Nos vemos luego. - Y como no, se fué.

Volví a resoplar, gracias a dios que todo el mundo estaba a su bola. Subí las escaleras deprisa, cuando llegué a la parte de arriba vi que había como 6 habitaciones, ¿para qué tantas? De momento no escuché nada aparte de la música de la planta de abajo, que la verdad era raro no escuchar cosas raras en las habitaciones en fiestas como estas.

Caminé hasta la otra parte del piso cuando escuché que una risa femenina subía por las escaleras, oh, no. No pensé y me metí en una habitación, que en realidad era el baño, menos mal que no había nadie. Los tacones se escuchaban desde aquí, oh mierda, viene hacia aquí. Miré a los lados pensando en los lugares en que podía esconderme, tenía dos opciones, una hacerme un ovillo y meterme en el videl,  y otra, que es la más eficaz en la bañera. Recorro la cortina y me meto deprisa cerrandola, segundo después se abre la puerta, se escucha la risa otra vez y se cierra la puerta.

-¿Tienes condón? -Pregunta una voz conocida.

-Claro, nena, siempre vengo asegurado - Dice otra voz conocida.

No las consigo diferenciar bien ya hasta que gracias a una rendijita de la cortina puedo ver quienes son.

Oh no, Charlie no estaba con Amber, en realidad Amber estaba con Scott. Como sigan haciendo lo que seguro que van a hacer no voy a tardar en vomitar.

Podia ver como se morreaban encima del lavabo, wow, si que aguantan sin respirar.

Segundos después Scott empieza a desabrochar el vestido de Amber, que por cierto no se como puede respirar con eso, parece una segunda piel. Creo que tengo la ensalada en la garganta. Miré otra vez, vale soy muy cotilla, ahora Amber estaba pasando sus manos por el ejem ejem de Scott que este gracias a dios aún seguia con los pantalones pero sin camiseta.

Chulo pero musculoso, madre del amor hermoso.

Asco, asco, ojalá pueda borrar la imagen de Scott manoseando las tetas de Amber, por favor, que me den una pastilla o algo para eliminar todo esto de mi mente. Decido no mirar más, si no vería otra vez la ensalada en estado no muy bueno.

-Pontelo ya. -Dice Amber sofocada.

-Esta bien nena. -Dice Scott igual de sofocado. Cierro los ojos con fuerza, por favor, que esto pasé rápido.

-¿Puedes? -Pregunta Amber menos sofocada.

-Em.. esto nunca me había pasado... espera unos segundos -¿Qué cojones?

-Madre de dios..

Vale, no entiendo mucho de esto del sexo ni nada, pero sé que para que pueda haber algo de contacto, el amiguito del hombre se tiene que espabilar, si no se despierta no puede hacer nada y creo que al de Scott no se despierta.

-Mejor me voy. -Dice Amber bajandose del lavabo y recogiendo su vestido.

Sólo puedo pensar en una palabra: Gatillazo.

-Amber, esto no me suele pasar enserio -Vaya, si que esta preocupado

-Mejor olvidemos esto, ¿vale - GATILLAZO.

-¿Me harías el favor de no decírselo a nadie?

-Bip, bip.

Creo que mataré a América, en el momento más adecuado y me mada un mensaje, mi mejor amiga era tonta, enserio.

-¿Qué ha sido eso? -Pregunta Scott.

-No sé, mi móvil no ha sido. -Dice Amber.

Me van a pillar y no podré asimilar todo eso.

Salvada por la puerta.

Dieron tres golpecitos a la puerta.

-Vámonos de aquí. -Dijo Amber abriendo la puerta.

Miré por la rendija, salieron los dos y entró un chico alto, pelo moreno a lo Justin Bieber y ojos verdes, creo que Charlie me ha salvado la vida. Veo como pone cara extrañado y pasa al baño cerrando la puerta.

Sube la tapa del váter y se baja la cremañera.

Matarme ya.

Cogo mi móvil y envío un mensaje a América.

"Sé donde está Charlie, y tranquila, él no está con Amber."

Antes de que termine el verano.¡Lee esta historia GRATIS!