-¿Te lo tienes muy creído no? -Le digo -Que hubiera besado a Dylan, mi novio -Recalco las dos últimas palabras y el sonrie - no tiene nada que ver contigo.

-¿Sabes? yo no pienso lo mismo. -Sigue con esa sonrisa de "sé todo sobre ti" - Te dejaré vivir en la ignorancia.

Imbécil.

[...]

-¿Cuánto tiempo? -Pregunté a Dylan que estaba hablando con el por el teléfono.

-Una semana, será rápido. Cuando venga pasaré el máximo de rato contigo. -Me dijo. Dylan se iba a casa de sus abuelos a Canadá a pasar una semana con ellos y sus padres. -Ojalá te pudieras venir, pero tienes al grano del culo en tu casa. -Con grano del culo se refería a Scott, por si no había quedado claro. - Haríamos muchas cosas.

-Tonto. No importa, una semana es una semana, mientras no me dejes por una morena de culo y tetas grandes, por mi perfecto. -Dije soltando una pequeña carcajada -Te echaré de menos, te quiero.

-Te quieeeero. -Y se acabó la llamada.

Estar una semana sin Dylan era soportable, pero las dudas me llegaban, ¿y si encontraba a alguien mejor que yo? ¿y si al final hay cuernos de su parte? Tantas preguntas, que se tendrán que contestar a su tiempo.

-Una semana sin el imbécil, wow. -Escuché una voz conocida detrás de mi.

-El que se tendría que ir una semana de aquí eres tú, no él. -Dije dandome la vuelta para verle. Estaba tumbado en la cama con sus manos metidas en los bolsillos. Sus ojos grises azulados no se apartaban de mi y eso hacía ponerme nerviosa.

¿Por qué cojones te poner nerviosa, Brook? Es sólo un imbécil mirandote.

-Lo que tu digas. -Sonríe. - ¿Qué vamos a hacer esta tarde?

-¿Vamos? Yo estar con América, tú no sé. -Dije sentandome en la cama al lado de Scott.

Me miró de arriba a bajo con una expresión de sorpresa -¿Brooklyn Holt sentada al lado mío? ¿Tienes fiebre? -Colocó su mano en mi frente. -No tienes, ¿estás enferma?

-Scott, te odiaré lo que sea, pero esta sigue siendo mi cama y mi habitación. -Dije girandome hacia su cara que estaba a centímetros de mi.

-¿Con que me odias eh? -Dijo mientras sonreía pícaramente - ¿Sabes? Desde hace seis años nos llevamos como el perro y el gato, antes era diferente, ¿qué ha pasado?

Me quedé helada, clavada en el sitio. Es verdad que desde hace seis años nos llevamos fatal, pero fue por mi propia voluntad, separé algo que no llevaría a ningún lado, después de que Scott se juntara con sus amigos de ahora se convirtió en un completo gilipollas que solo se preocupaba en ligar y en otras cosas, no era el mismo Scott que conocía desde que eramos enanos.

-No tiene porque haber pasado nada, solo decidí que era mejor no estar como antes. -Dije seriamente, a lo que este contestó desvaneciendo su sonrisa.

- ¿Como antes? -Dijo más cerca de mi.

Brook, alejate.

Alejate, te he dicho.

-Nunca olvidaré esa tarde en mi cabaña, ¿sabes? -Dijo rozando sus labios en los míos. Esto tenía que parar.

-¿Sabes tú? -Dije alejandome de golpe. - Yo ya lo he olvidado.

Me levanté de golpe y entre en el baño. 

-Me voy a duchar, no entres. -Grité cerrando la puerta de golpe.

Mi respiración está agitada, ¿como se le ha ocurrido hacer eso? vale no era un beso pero no podía permitirlo, tenía novio y Scott era odioso, egocéntrico si me pongo nerviosa delante de él sabrá mis debilidades y no voy a permitir esto. Un tiempo estuve completamente enganchada a él, pero eso se acabó, punto y final, no iba a permitir caer tan fácilmente como en el pasado. Brooklyn Holt tenía novio, que si le quería y ese no era Scott Gallagher.

HOOOOLA, bueno, siento la tardanza, entre que si vacaciones y otras cosas no he podido hacer capítulo, espero que os haya gustado y que sepáis que esto se irá poniendo más emocionante, estaba deseando llegar a esta parte. Bueno, ya no digo nada.

Solo queria deciros que vuestros votos y comentarios harían que me animase más al escribir, y eso es bueno para los escritores, te ánima a seguir.

Votar y comentar, venga, que se que podéis, ¿llegaremos a los 100 votos? ¿a las 500 visitas? ayudarme, muchas graciaaas.

Antes de que termine el verano.¡Lee esta historia GRATIS!