Hace cinco días había pasado desde que Scott estaba en mi casa, y hace tres que no veía a Dylan por su viaje. Los días pasaban como casi siempre, me levantaba, algunas veces ayudaba a mi madre, me sentaba a ver la tele, comía, pasaba la tarde con América y por la noche dormía, haciendo caso omiso de Scott, que sólo utilizabamos monosílabos para comunicarnos, como 'Eh', 'no', 'sí'... Aún que me he acostumbrado a su presencia, verle todos los dias es mi casa es raro y encima, desde que está aquí me han vuelto esos recuerdos de cuando éramos pequeños. Y lo que dijo el otro día de que aún recordaba lo de la cabaña me hizo adentrarme más en el pasado.

Parecerá raro, o tal vez no, pero mi primer beso fue con Scott Gallagher hace 5 años en la cabaña que tenía, -o la tiene, no sabía si aún la tenía-  Sí, en esa época tenia ¿9, 10 años? Y Scott u yo eramos muy amigos, por no decir los mejores. Al pasar al instituto él se volvió del grupo de los 'chulos' o también 'gilipollas', y aún sigue siéndolo, después de decidir que era lo mejor para cada uno, dejé de lado nuestra amistad, ¿quién quiere de amigo a un tío egocéntrico? sólo los egocéntricos. Empecé a ser amiga de América, hasta ahora, si me faltaba ella, me faltaba algo muy grande.

Hablando de la reina de roma, por la puerta asoma, y era verdad, ahora mismo América estaba abriendo la puerta de mi cuarto y rápidamente se lanzó a mi lado en la cama.

-¡Muñeca! -Dijo muy alegre, bastante alegre para sus costumbres. No es que no me alegrara de su felicidad, ya que hacia tres dias que estaba de capa caída, pero no me había contado nada, no la iba presionar.

Tarde o temprano, me iba a enterar.

-¡Amé! ¿Qué te pasa? Estas... Muy alegre, ¿no? -Pregunté sonriendo, que es lo que estaba haciendo ella todo el tiempo, no sé como no le dolía la boca. - Creo que me tienes que contar muchas cosas...

- Si.. Bueno, sé que estos días no estaba muy allá, pero es que, el otro día.. -Empezó, estuvo unos segundo mirandose a sus manos que no estaban quietas tocando sus piernas - No me atreví a lanzarme a Charlie, y -creció una sonrisa, la misma de hace unos momentos - ayer me llamó, diciéndome que si quería dar una vuelta con él -Dió un pequeño chillido de alegría - Y hemos quedado esta noche, ¡¿No es genial?!

-¡Claro que es genial América! - Dije abrazandola - ¡Ahora ligatele bien nena, y hazle saber quien eres!

Estuvo unos minutos contandome lo que hablaron y lo que planearon para hoy, que si una peli, palomitas, contacto de babas... Lo normal. La puerta se abrió, haciendo que un muy sudado Scott entrase en mi cuarto.

-¿Puedes darte una ducha? Hueles desde aquí -Le dije tapándome la nariz con los dedos.

-Ja, ja, já. Que graciosa. -Cerró la puerta detrás mía. -Sé que será raro que te pida esto, pero tienes que cubrirme est noche.

-Con que Scott pidiéndome que le cubra.. mm.. vaya vaya. -Le miré con cara de superioridad, cruzandome de brazos.

-Venga Brook, no será nada.

Nota mental: Cada vez que Scott me llame 'Brook' es para pedirme algo.

-Desembucha.

-A ver... como empiezo. -Se sentó en la cama. -Sabes, que los seres humanos, muchas veces necesitamos desfogarnos con varias cosas -Asentí para que siguiera, sabía a lo que se refería- Esta noche he quedado con Cristal, y necesito que me cubras.

Un cubo de agua helada me había caido por la espalda, lo sabía y lo sentía.

¿Por qué te parece tan raro Brook? Es Scott, no ha cambiado nada.

Me quedé helada, podía ver a América y a Scott mirandome atentamente,  porque me había quedado de piedra. Sabía que tenía que responder.

Sonreí al recordar la noche de la fiesta, hace cinco días - ¿Y qué me llevo yo a cambio?

-¿Qué quieres? -Me preguntó

-Sorprendeme. - Dije. El me miró, después a América, y volvió la mirada a mi.

-Voy a ducharme. -Fue lo último que dijo antes de desaparecer de la habitación.

América me miró, yo negué con la cabeza, no sabía que decir.

[…]

Ya tenía mi noche preparada. Unas cuantas bolsas de doritos, gusanitos, palomitas... y regalices iban a ser mi compañía, más unas cuantas películas de risa y de ciencia ficción, y alomejor, alguna romántica. ¿quién sabia lo que iba a durar la noche?

Me puse mi pijama de gala, una camiseta XL de mi hermano de los Lakers y unos shorts de pijama.

Esto era vida, enserio.

Pulsé el botón de play y empezó la película, había decidido empezar por Los Juegos del Hambre, adoraba las películas, además me había leído los tres libros.

Mis padres estaban durmiendo, así que bajé el volumen, Scott se habia ido hace como tres cuartos de hora, y América me mandó un mensaje hace una hora diciendo que ya estaba con Charlie, que después me contaba.

Seguramente, Scott ya estaba haciendo una inspección al cuerpo de Cristal. Mezclé imagenes del otro día con Chanel.

Mejor me olvido de esas tonterías y sigo la película.

Después de una hora de película y dos bolsas de chucherías y regalices mi móvil se dignó a sonar.

-¿Qué quieres? -Pregunté. -Me estas jodiendo.

-Perdón señora películas -Escuché a Scott detrás mía - Pero tienes que vestirte rápido y mover tu culo a la puerta de tu casa, dentro de diez minutos me pasó a por ti.

- ¿Para? -Pregunté - Espera no me lo digas, ¿un trio? Scott no soy tan guarra como tus amiguitas que si estarían dispuestas.

-Que bruta que eres Brooklyn, en realidad vamos a un tipo de fiesta.

-No voy a ir, y menos con mis padres durmiendo. -Le dije, bastante era que le 'cubria'

-Voy ya, dentro de diez minutos en tu puerta.

Y colgó. Odiaba que me dejaran con la palabra en la boca.

Arg, ¿y este que bicho le habia picado?

Con pereza apagué la televisión, guardé las chucherías y me subi a cambiar, hoy no me iba a complicar, unos pantalones negros, mis converse blancas y una camiseta de manga corta del mismo color iba a ser mi traje de fiesta. Me coloqué mi pelo en una coleta altas y apañada.

Salí a la puerta, cerrando con cuidado y justamente llegó Scott, en un coche que conocía, pero no sabía de quien era.

Entré dentro con el ceño fruncido y miré a Scott.

-Brooklyn, ¿conoces a Alex? -Dijo señalando al conductor.

-Hola Brook. -Dijo Alex, girandose para inspeccionarme con la mirada. -Cuanto tiempo.

Hooola, otro capítulo, os quejareis. Bueno, este capítulo es más largo que los demás o eso creo.

¿Quién será Alex?

¿Cuando terminará Brooklyn de ver Los Juegos del Hambre?

Ya se irá contestando.

Vuestros comentarios y visitas me harían muy felíz, lo sabéis ¿no? pues ya sabeis.

Besoos (:

Antes de que termine el verano.¡Lee esta historia GRATIS!