"Laurence forever?"

6.5K 288 8

CAPITULO 6

Estoy nervioso, no sé si quiero o no regresar a ser Lauren, sí porque mi vida la hice siendo así, qué va a pasar con otra tantas cosas, qué va a pasar con Emma, si sigo siendo Laurence me olvidaría por completo de ella... no quiero, ni debo. La familia aún no lo sabe, también tendríamos que lidiar con eso, papeleo, tantísimo papeleo.

Pero no quiero porque todo se me ha vuelto tan simple desde hace una semana, no tengo que preocuparme por muchas cosas siendo Laurence, como que... por primera vez en toda mi vida puedo ser yo y nada más que yo. Hacer lo que me gusta como me gusta y sobre todo estar cerca de Camila sin sentirme incómoda, hablar con ella, hacerla reír, eso, siendo Lauren, pff casi imposible.

Hoy Clara no vino a comer porque tenía una junta importante sobre una campaña publicitaria que se lanzará para no sé qué condenado producto para mujer, así que están metidos en una oficina dando los últimos toques. Pero, hace unos minutos me mandó un mensaje diciendo que no podía llamarme pero deseaba que lo que pasara en casa de Dinah fuera para lo mejor.

Tomo la pijama que me compré: unos pants con una playera blanca, y meto a mi mochila un cambio de ropa en caso de que vuelva a ser Lauren, mi cepillo de dientes y otras cosas de higiene personal.

Me echo sobre la cama con los pies colgando y suspiro, a la mente se me viene Alexa por alguna extraña razón, no me gusta, fue normal lo que pasó ayer que tuve que correr al baño a... eso? Es normal que con solo un beso en el cuello de alguien que no me gusta me sienta así? Quizás después de todo ella sí me gusta... pero también me gusta Lucy... pienso también en , que no es para nada mi tipo, pero me pareció muy tierna con su inseguridad y nerviosismo, que a pesar de todo hubiera tenido las agallas de acercarse a mí para preguntarme si quería ser su compañero de estudio; si no soy Laurence para mañana sería una pena no ser su compañero, pensará que soy un cobarde o que sólo jugué con sus emociones, no me gustaría que esa fuera la última impresión de mi.

Siento vibrar mi celular sobre la cama, estiro la mano y lo alcanzo, en la pantalla se ve el nombre de Dinah, es un mensaje; ya están esperándome en su casa, compraron de nuevo el alcohol que bebimos aquel día y me ordenan que lleve mi peludo trasero hasta su casa. No tengo el trasero peludo o si? Me río en mi cabeza, la verdad es que no lo sé, sólo me he visto las nalgas por encima de los bóxers. Me levanto y voy hacia mi espejo de cuerpo completo. Ajá! No lo es tanto, lo normal para ser hombre, no? Quién sabe, creo que sí.

Me cuelgo la mochila al hombro izquierdo y camino a la acera donde está estacionado el auto, ésta vez no lo metí al garaje.

Voy cantando a A Perfect Circle cuando veo a Camila caminando cerca de su casa, no hay coches que vengan en la misma calle, así que bajo la velocidad y le grito, primero me ignora, pero supongo que la segunda vez que lo hago reconoce mi voz y se detiene para voltear, me sonríe.

-Hola Laurence-
-Camz, a dónde vas?-.
-A casa-. Me dice
-Vives por aquí?-.
-Sí, a un par de calles para allá-.
-Sube, te llevo-.
-No queda tan lejos Laurence-.
-Me vas a dejar con la invitación sin aceptarla, no es muy educado eh Camila-. Se queda pensando unos momentos y sabe que tengo razón, baja de la vereda y camina hacia mi auto.
-Nunca me había subido al auto de Lauren-. Me dice en cuanto está dentro, lo inspecciona.
-No me digas-.
-En serio, jamás, de hecho no creí que alguna vez lo fuera hacer-. Se voltea a mi –Por favor no le vayas a decir que me diste aventón o estoy segura que vendrá de donde está para quitarte el auto y quemarlo-. Me echo a reír tan fuerte que se sonríe divertida. –Por qué te ríes?-.
-Porque dudo que fuera a hacer eso-.
-Oh no la conoces... me refiero a que no sabes cómo era conmigo el primer año de prepa-.
-Sí sé-.
-Ah sí, ella te contaba todo-. Aseguró
-Yup-. Nos quedamos en silencio hasta que llegamos a su casa –Camila, hay algo que quiero decirte antes de que te bajes-. Vi en su rostro que esperaba que le dijera algo sobre Austin o sobre nosotros –Puede ser que este fin de semana regrese a Inglaterra-.
-Pero por qué?-. Me pregunta confundida
-Algunas cosas familiares que no puedo decir-.
-Son muy graves?-.
-Mmm no, sólo importantes-.
-Si te vas te despedirás de mi?-.
-Si tengo oportunidad sí, sino quizás te mande un mail o un mensaje-.
-Pero apenas nos estamos llevando bien... qué vamos a hacer en las estatales sin ti?-.
-Seguro que se las arreglan sin mí, no soy tan buen cantante, después de todo no salgo de un género, recuerdas?-. Se puso roja con mi broma acusatoria.
-Estaba celosa y me sentía amenazada... pero eres muy buen cantante, me atrevo a decir que mejor que muchos del coro-.
-Mejor que Austin?-. Se tensó en el asiento.
-Eso no se si debería decirlo-.
-Entonces lo tomo como un sí-. Le sonreí –Escucha Camz, si... no te veo más, quiero que sepas que... me pareces muy talentosa, increíblemente hermosa y sexy y no puedo creer que esté diciendo esto, por dios Lauren, pero vamos, es tu oportunidad de decirlo, libérate que me hubiera encantado pasar mas tiempo contigo y que independientemente de lo que sienta por ti y de lo mucho que me gustes, creo que Austin no es lo mejor para ti y tus sueños... no los dejes por nadie, de acuerdo? Eres increíble, como dije ayer, así que... quiero verte en Broadway de acuerdo?-. No me dijo nada, sólo me miraba, tragó saliva y se acomodó el cabello.
-Yo... me quedé sin palabras... esta es tu despedida?-. Me encogí de hombros.
-Supongo... hubiera querido robarte un beso, pero entonces quizás me hubieras dado una cachetada y te hubieras bajado súper enojada haciendo un berrinche; lo cual me hubiera dejado también con muy pocas probabilidades de ser tu amigo por correspondencia o, quizás, que Austin fuera a darme una paliza al aeropuerto-. Me sonrió.
-Puedo dejar que me beses en la mejilla-. Me dijo sonriente
-Y luego tú me darías otro a mí en la mejilla?-.
-Si-.
-De acuerdo-. Me acerqué a ella y pegué mis labios en su mejilla, su piel se sintió tersa y olía delicioso, fue un beso lento y me di el lujo de cerrar los ojos para no olvidarme nunca de ese detalle, quien sabe si volviera a pasar, siendo Lauren definitivamente no. –Siempre has olido tan rico-. Solté, me arrepentí en ese mismo momento.
-Siempre?-.
-Bueno... d-d-desde que te conozco me refiero-. Me frunció el ceño. –Venga no me pongas esa cara, no me vas a dar un beso?-. Ella se acercó ahora a mí y me dio uno pequeño un tanto rápido para mi gusto.
-A mano?-. Preguntó.
-A mano, hermosa Camz-. Se sonrojó y yo sentí ternura.
-Y si no te marchas?-.
-Me verás el lunes y yo ya me habré ganado el beso de hoy-. Rió.
-Eres buen chico, guapo Jauregui-.
-Es un cumplido?-. Me gustaba el juego que estábamos teniendo.
-Lo es, ahora debo partir-.
-OK... no no, espera, yo te abro la puerta-.
-Pero yo...-.
-Déjame ser caballero contigo, yo la abro, vale?-.
-.....ok-.

Cuidado con lo que deseas Jauregui¡Lee esta historia GRATIS!