"Misión: Reconquista"

5.1K 252 23


CAPITULO 20

Me siento casi como me sentía el primer día que entré por estas puertas cuando era chico, vuelvo a la escuela, y vuelven a temblarme las piernas y el corazón me late fuerte.

Claro, no estoy tan nerviosa como entonces, Lauren ya tiene una reputación, ya se le conoce por lo que es o lo que fue y será reconocida por lo que será, de eso estoy segura. Ya quiero ver qué va a decir Alexa cuando se dé cuenta de que Laurence se ha ido y en su lugar estoy yo.

La tarea del libro es para hoy, ya está hecha y apenas puedo esperar para que Camila me vea entrar por la puerta, yo apenas puedo esperar para verla sentada en su lugar, con su ropa ridículamente tierna y su cara de 'no te quiero ver'. No me importa que no me quiera ver, ya verán como a finales de semestre no podremos vivir la una sin la otra... bueno, no de ese modo enfermizo casi cayendo en la costumbre.

Además, quiero estar ahí para ella, esta semana que tiene que audisionar junto a Shawn para entrar a NYADA; son magníficos, estoy segura que lo lograrán y serán felices juntos en la universidad, rodeados de homosexuales, de bailarinas perras, de homosexuales-perras, quizás de lesbianas y de heterosexuales que parecerán un chiste entre tanta gama de colores.

Bien, vuelvo a la oficina de Cowell.

-Señorita Jauregui, qué gusto tenerla de vuelta, asumo que Europa no funcionó-.
-Al contrario, me ayudó mucho estar lejos-. Tomo el folder con mi alta y autorización para reintegrarme a clases – Pero no hay nada como estar en casa-. Me sonríe y asiente.
-Bien dicho Jauregui, bien dicho-.

Me mira el cabello y la ropa, que no es tan desgastada como la que usaba cuando me uní a las punks. La moica, como nunca la corté, creció considerablemente en estos meses y puedo peinarla, no es tan largo, pero ya no pasa por la moica que traía al principio.

Digo, si quiero la peino con cuidado y con gel fuerte para que quede como se supone que debía de quedar si fuera chico, pero por el momento no quiero verme demasiado ruda o pensarán que me volví una rebelde en Europa. Si supieran que estuve todo el tiempo con ellos.

Siento un brazo enganchándose al mío y sé en seguida por el perfume que se me cuela por la nariz que se trata de Lucy, sonrío, siempre esta cuando se le necesita y aparece así, de la nada, para calmarme, para apoyarme, ella es como el calmante natural que necesito, Dinah me da agallas y Mani me hace ver nuevas perspectivas, Zayn por otro lado fue el Bro que me sacó de muchas dudas en cuanto a mi anatomía masculina y mi sentir de varón.

No pude haber pedido mejor grupo de amigos entonces y ahora que vuelvo a ser Lauren me reconforta saber que los he conocido como son y no como yo creía que eran. Todo es mejor cuando no hay máscaras de por medio, por eso sé que voy a recuperar a Camz.

Abro mi locker, el que siempre fue mío, veo la foto de mis amigos y la de Emma a quien le sonrío en seguida, nuestro Little Monkey. Siempre con la mirada enojada y el cabello como el mío.

Veo a Camila a lo lejos que me desvía la mirada y se ocupa en sacar sus libros y cuadernos para la siguiente clase, tengo ganas de acercármele y besarla como lo hacía, pero sé que no debo, necesita su espacio y en un día la traición que sintió ayer, todo, no desaparecerá.

-Estas bien?-. Pregunta Lucy cuando se percata de que me ensombrecí un poco.
-Lo estoy... es solo qué...-. Me quedo callada y sonrío; no puedo terminar lo que estoy diciendo, pero sé que ella entiende lo que quise decir.
-No te preocupes, todo estará bien pronto, ya verás-. Me acaricia el brazo –Es tan extraño tener este contacto físico contigo y no sentir tus brazos musculosos-. Me río un poco.
-Lo sé, no te cuento cuán extraño fue para mí bañarme o... verme al espejo-. Me besa la mejilla y a pesar de que ahora son dos mujeres las que se demuestran eso en el pasillo no me parece ajeno ni extraño, ya estaba acostumbrada a ello, a sus labios en mi mejilla.
-Hey Lauren!-. Es Dinah que viene, como siempre, con Mani. –Sexy!-. Me dice y yo me sonrojo. Se acercan y abrazan a Lucy, ella quedando en medio –Te ves bien-.
-Gracias-. Contesto y me pego los libros al pecho.
-Ya se han visto?-. Pregunta Mani y yo asiento con la cabeza antes de contestar.
-Hace unos minutos que estaba sacando las cosas de su locker, pero desvió la mirada y se marchó-.
-Sólo dale tiempo, Lauren-.
Responde.
-Lo haré-. Escuchamos la chicharra sonar y yo me encamino sola al salón.

Cuidado con lo que deseas Jauregui¡Lee esta historia GRATIS!