"Failed"

5.8K 263 45

CAPITULO 21

Hoy es un gran día y no precisamente para mí sino para Camila y para Shawn, hoy es cuando Carmen Tibedeaux viene a Palmetto a ver cantar a ambos, eso los pondrá dentro o fuera de NYADA esa decisión que ella tome, será la crucial para que vayan a Nueva York.

No tengo una sola duda de que Camila hará un performance increíble y Carmen no dudará ni un minuto en admitirla.

Honestamente, aunque está "enojada" conmigo aún, me alivia volver a ser Lauren, si, la verdad es que las cosas cuando era chico eran mucho más sencillas, ya tenía a Camz, mis amigos estaban mucho más unidos a mí (pero sólo porque mi cambio de actitud lo permitió, no porque fuera hombre) pero honestamente yo quería ir a la universidad por mis medios, no por el dinero que le pudiera quitar a mi padre para llenar de elogios a los grandes catedráticos de Yale y me dieran el lugar que no iba a ocupar como Lauren.

Presiento que cuando la carta llegue tendrá en su interior mi admisión a una de las mejores universidades del país y yo seré mucho más feliz de lo que de por sí soy ahora.

Anoche le mandé un mensaje a Camila diciéndole que la extrañaba y que la quería, no le puse que la amaba, no porque mi afecto hubiera disminuido, sino porque no quería abrumarla con tanto por el momento, seguramente estaría nerviosa por lo de hoy. Sin embargo yo sé que ella sabe que la amo.

En fin, ella me mandó un beso de buenas noches, dónde creen? No, en la mejilla no, tampoco en la frente, mucho menos en la punta de la nariz, nop, se tomó el tiempo de mandármelo en la boca; hubieran visto mi sonrisa de oreja a oreja, casi brinco por toda la habitación o doy vueltas cual Novicia Rebelde cantando "The hills are alive"... o para el caso, casi me pongo a dar un discurso romántico- empalagoso donde digo que todo lo que necesito es amor.

Por eso esta mañana estoy de buen humor. Me pongo ropa un poco más femenina para nivelar el aspecto que tiene mi cabello, el cual ha encantado a muchos y ha puesto con cara de 'que?' a otros.

Cuando bajo, mi madre ya me tiene un bowl con fruta, evita ponerme papaya porque sabe que la odio con todas mis fuerzas, sabe tan mal. Pero me ha puesto manzana, melón y banana con yogurt de nuez. Se ve delicioso con la granola encima. Sí, la verdad me siento de buen humor... y hambrienta.

Termino mi fruta, pero me he quedado con hambre, así que abro el refrigerador y saco el queso philladelphia para untárselo a un pan y me sirvo otro vaso de jugo.

-Pensé que con Laurence se habían marchado esos asaltos al refrigerador-. Sonrío.
-Nada de eso, dejó varias cosas a su paso, fue como un huracán, pero no destrozó las cosas, las reconstruyó-. Me sonríe de vuelta y por su mirada noto que le gusta que haya madurado con eso, que haya permitido cambios buenos en mí.

Le beso la mejilla y camino a la puerta.

-Recuerda que hoy cenamos con James!-. Me grita y yo agacho un poco los hombros. Es verdad, lo había olvidado y ya había quedado con los chicos de ir a casa de DJ.
-Ok!-. Grito de vuelta y me marcho a la preparatoria.

A lo lejos veo a Camila, se ve hermosa, hoy se ve mucho más hermosa, saca sus cuadernos y se marcha al salón. Yo camino a mi locker y le escribo una nota para entregársela cuando vaya a mi asiento en la clase de literatura. Me gusta esto de escribirle cosas.

Una puede creer que son estupideces, al fin y al cabo un pedazo de papel arrancado de un cuaderno con una cosa cursi, pero apuesto a que en el mundo habrá quien ha guardado en una caja desde la primer notita inocente hasta la más pícara. Nunca comprendes realmente la magnitud de algo tan insignificante que se vuelve inmensamente importante hasta que lo experimentas.

Cuidado con lo que deseas Jauregui¡Lee esta historia GRATIS!