- ¿Estar con alguien como yo?- Pregunté atónita, i evitando una carcajada- Aunque quisieras jamás lo conseguirías.


-¿Qué te hace pensar eso?- Preguntó mientras avanzábamos por el bonito parque decorado con árboles de diferentes especies


-Estás un poco amargado- Admití.


-¿No te cansas de ser tan borde?


-No.


Sinceramente, su confesión me había pillado desprevenida. No estaba segura de a que narices se refería, pero prefería pasarlo por alto antes que darme cuenta de lo que en realidad quería insinuar.


- Sigo insistiendo en que quiero ver a mi padre.


-Y yo sigo diciendo que eso no va a ser posible hasta que yo lo diga. Si te encuentran, tú padre me matará.


- ¿Y no hay alguna forma en la que pueda huir de aquí sin que te des cuenta? ¡Es qué no sé porque te pasas el día vigilándome!- Exploté como una niña pequeña. Joey rió de forma burlona.


-Es mi deber...


-Si si, siempre dices eso. ¿Alguna vez te has salido de las normas?


-Ese es más tu estilo- Respondió gracioso.


-Ja Ja, es enserio Joey- Me apoyé en su hombro y susurré en su oído- Divertirse está bien.


-Divertirse no forma parte de mi trabajo.


-Creo que te lo tomas todo demasiado enserio. Se protegerme solita.


-Lo dudo- Cuando ya llevábamos mucho tiempo andando y no había gente a unos metros Joey cogió mi brazo y en un moviiento me tiró al suelo. ¿Qué hacía?


-Esto demuestra lo que ya suponía. No estás preparada para enfrentarte a lo que se te viene encima- Dijo a unos centímetros de mi boca, todavía sujetando mi brazo.


-¡Es injusto! ¡Me has pillado desprevenida!


-¿Piensas que la gente que te ataque te pedirá permiso antes de hacerlo? No princesita, las cosas no funcionan así.


-Podrías entrenarme- Sugerí.


No quería parecer una tonta indefensa. Quería salir de mi zona de confort y luchar, como lo hacen los valientes.

No quería ser a la que tuvieran que proteger, quería ser la que protegiera.


-Entrenarte a tí costaría años y años. No puedes aprender en unos días, yo tardé mucho tiempo, créeme.


-¡Yo aprendo rápido!- Insistí. Joey me miró sin estar del todo seguro- Vamos, te prometo que te haré caso en todo. Lo prometo.

PUEDES LLAMARME JOEY¡Lee esta historia GRATIS!