-¿Crees que se habrá cabreado?- Me preguntó Brooke una vez estábamos fuera del aula.

-Ni lo sé, ni me importa.

-Sabes que odio admitirlo peeero tenias razón. Es un capullo maleducado.- Dijo mientras abría su taquilla y guardaba sus libros de história. Mi taquilla estaba pegada a la suya.

-Es el chico nuevo, alomejor solo necesita integrarse.- Dije mientras miraba hacia la esquina, dónde Joey estaba apoyado mirando su móvil.

-Pues menuda manera hacerlo. Con esa actitud no hará amigos nunca.

-Bueno...

-¿Bueno? Pero si eres tu la que me has dicho que no me juntara con él, ¿qué te pasa Dani?

-Nada, solo que me recuerda un poco mi, ya sabes yo también fui la nueva.

Ella resopla.

-De eso ya hace tres años Daniella y, además, no era lo mismo.

-Lo que tu digas- Mire de nuevo en la esquina, pero Joey ya no estaba.

Ese chico parecía haber repetido un par de cursos porque estaba mucho más desarrollado que los chicos de mi curso: era muy alto, casi una cabeza por encima de la media del instituto  y musculoso y aparentaba 20 años, lo que me hacía preguntarme qué hacía aún en el instituto.

-¿A quien buscas?- Me preguntó Brooke cuando vió mi mirada perdida por los pasillos del insti.- ¿No seguirás pensando en ese antipático verdad?

-¿No eras tú la que decía que estaba bueno?- Pregunté con una risa.

-Antes si. Ahora no. Bueno vale sigue estando buenísimo, pero es un idiota.- Solté una carcajada.
Cuando a Brooklyn no le caía bien alguien se le solía notar bastante por las miradas, la cara de pocos amigos, y por los insultos repetidos.

Nuestra siguiente clase era inglés, mi asignatura era mi favorita. Me encantaban los idomas, mis padres y yo habíamos viajado muchisimo durante toda mi vida, y yo misma dominaba seis idiomas diferentes, (español, inglés, francés, italiano, húngaro y alemán) Este último me costó mas de aprender.

-Buenos dias- Nos dijo Carmina, nuestra profesora en la asignatura- Este año va a ser difícil, por lo que no quiero a ningún inmaduro en mi clase. Os aseguro que si llevamos las clases correctamente, no habrá ningún suspendido en la asignatura.

-Me aburro...- Dijo Brooke vocalizando exageradamente. En esta clase, ella y yo no nos sentábamos juntas, porque nos habia cambiado a todos de sitio y las mesas se encontraban separadas unas de otras. Sonreí ligeramente al ver su cara adormecida mientras la profesora ya habia empezado a explicar la gramática.

Unos minutos más tarde la puerta del aula se abrió, dejando paso a Joey, el chico con el que antes habia mantenido una corta conversación, y al que Brooke ya odiaba.

-Llega tarde señor....- Dijo la profesora esperando una respuesta por su parte.

-Joey Robin.

-Esta bien, Joey, puedes sentarte justo ahi- Carmina señaló el asiento vacio que se encontraba junto al mio, y empecé a maldecir mi mala suerte.

-Hola de nuevo- Me dijo el chico, sin expresión alguna.

-Hola- Me limité a atender durante el resto de la hora intentando evitar las miradas que de vez en cuando me lanzaba el chico.

-¡Trabajo en parejas chicos!- exclamó Carmina una vez habia acabado de explicar. Una mano se alzó al final de la clase- ¿Que duda tiene, señorita Alessandra?

PUEDES LLAMARME JOEY¡Lee esta historia GRATIS!