Al final accedi a comer con Joey, como le había prometido. 

Al muy tonto se le olvidó comentar que sus habilidades culinarias no eran muy buenas, asi que cuando se empeñó en cocinar unos macarrones a la boloñesa, aquello terminó siendo una gran bola pegajosa de pasta chamuscada...realmente asqueroso. Tuvimos que abrir casi todas la ventanas de la casa, para que aquel pestilente hedor se esfumara. 

- Estan bastante ricos- Dijo él lanzándose flores.

-Tendré suerte si no necesito un lavado de estómago despues de esto...- susurré más para mi que para él, aunque por desgracia lo oyó.

-¿No te gustan?

-Están...demasiado hechos- solté la critica más suave que encontré, mientras pinchaba con el tenedor la pasta, mi cara de repulsión confirmaba lo que ya habia dicho antes. Aquellos "macarrones" eran una auténtica mierda.

-Nunca dije que fuera un buen cocinero.

-Al menos deberias saber cocinar unos simples macarrones.

-A la próxima deberias concinar tú.

-No habrá una próxima Joey. Te dije que solo comida, nada más. 

-Como tu digas.

****

La comida trancurrió lenta y más silenciosa que de costumbre, algo raro entre los dos.

Finalemente, Joey accedió a llevarme a casa mientras yo todavía intentaba digerir la repulsiva comida que el "cheff"  habia preparado.

-Tienes mala cara- Afirmó mientras mantenua la mirada al frente, en  la carretera.

-Tu manera de cocinar de asco- Le espeté.

Llegamos a mi casa en unos veinte minutos. Me bajé del coche con rapidez y me dirigi hacia el porche, donde mi madre estaba sentada en la terraza hablando con Brenda.

-Hola Dani- dijo ella.- ¿Que tal la comida?

-Fatal.- Mi madre me miró frunciendo el ceño y me ví obligada a darle una explicación- Los macarrones estaban de pena, completamente quemados- Estoy segura de que mi madre seguia sin entender nada.- Déjalo mamá, tonterias. Por suerte para ti, no volveré a cruzarme con ese chico nunca más.

-Eso va a ser algo dificil- Dijo ella bebiendo de su taza de té- Será nuestro nuevo empleado, le he contratado  para que limpie la piscina. Cristal se ha vuelto a Inglaterra con su familia.

-¿¡Que?!- Grité alarmada por la escandalosa noticia.

- Que Cristal se ha vuelto a Inglaterra con su fa..

-¡No mamá! ¡Eso no!- La interrumpí haciendo un movimiento nervioso con las manos- ¡¿Como que Joey va a limpiar la piscina ahora?! ¡¿Porqué?!

-Porqué  necesita el dinero y porque lo digo yo- Dijo mi madre sin más.

- ¡¿Hay millones de personas buscando trabajo y contratas a ese.... a ese estúpido?!

-Si Daniella, si, es un buen chico.

-¡¿Un buen chico?!- reí histérica- ¡Oh si, claro!  Un buen chico capaz de robarte tus joyas, tu dinero y ¡absolutamente todo! Mamá, ¿es que no lo ves? Ese chico quiere arruinar mi vida.- Dije mas bajo para que el vecino no lo oyera.

-Estás exagerando hija. Además- se levantó para acercarse a mi oido- Es muy guapo- Bufé. A mi madre se le estaba yendo la cabeza, más de lo normal. Cuando ella entró en casa, aproveché y me senté, rendida.

PUEDES LLAMARME JOEY¡Lee esta historia GRATIS!