40

64 19 4

Los gritos de las abominaciones sangrantes hacían eco desde las celdas del fondo.
Pero después de cincuenta años lo había logrado, creó un ser humano.

Y ese día Dios finalmente descansó y le sonrió al trabajo que había realizado.

Extinción || Microrelatos de terrorDonde viven las historias. Descúbrelo ahora