31

64 21 3

Mi hija reía mientras besaba su frente diciéndole.

— Nunca crezcas.

Ni siquiera un año después, me encontraba besando su tumba, mi deseo infortunado fue concedido

Extinción || Microrelatos de terrorDonde viven las historias. Descúbrelo ahora