50

63 18 0

En mi carrera de Teología, nos enseñaron que los niños que mueren antes de los ocho años son incapaces de cometer pecado.
Por lo tanto se irán directamente al cielo.

Escucho los gritos de agonía mientras observo como la guardería arde y me consuela saber que, gracias a mí, este será el último sufrimiento que van a experimentar.

Extinción || Microrelatos de terrorDonde viven las historias. Descúbrelo ahora