20

98 51 5

— ¡Eres una malagradecida! ¡Después de lo que hice por ti! ¡Después de lo mucho que te facilite las cosas!

Exclamó el asesino a sueldo cuando la muerte llegó por él.

Extinción || Microrelatos de terrorDonde viven las historias. Descúbrelo ahora