46

57 16 1

Me desperté a las 3:33 de la madrugada y encontré a un inmenso demonio negro parado al pie de mi cama.
Sus talones curvados estaban alzados, como si estuviera listo para atacar.

Contuve el aliento para lo que sin duda alguna sería mi grito de muerte, pero el demonio se metió a mi cama y murmuró con voz frenética.

— Escondeme, ya viene.

Extinción || Microrelatos de terrorDonde viven las historias. Descúbrelo ahora