26

81 29 3

La pistola estaba en mi boca, pero lágrimas gruesas surcaban mi rostro.

No podía jalar el gatillo.

Desearía haberme acobardado antes del asesinato, no del suicidio.

Extinción || Microrelatos de terrorDonde viven las historias. Descúbrelo ahora