Límite

1.4K 102 11

- Quiero que esta vez me escuches ¡Deja de actuar como si yo no hubiese dicho nada Naruto!

El no me había aceptado, tampoco me rechazo.

- ¡Déjame salir Hinata!

A que limite había llegado mi desesperación por una respuesta directa. Tuve que pedirle a su compañero de apartamento que nos encerrara en su cuarto para brindarnos algo de tiempo a solas. Sai accedió aunque no por su propia voluntad, sino gracias a la gran capacidad de convencimiento que tenia Ino y a mi mirada de suplica. Simplemente no le quedo de otra. 

- Tienes que escucharme primero y luego Sai nos dejara salir.

Me miro y bajo sus hombros resignado. Era muy capaz de derribar la puerta con su cuerpo bronceado y musculoso pero decidió no hacerlo;  ahora era mucho más atractivo que cuando lo conocí sus cabellos rubios siempre tan brillantes y llenos de luz  estaban como siempre alborotados y rebeldes pero esta vez más por la desesperación de alejarse de mi, esa certeza me dolía.

Nuestro grupo de amigos era de toda la vida, nos conocíamos  desde el colegio y al pasar por la universidad también juntos nos mantuvo unidos, hace poco más de dos años logramos graduarnos, habíamos alcanzado la madurez sin alejarnos y apoyándonos siempre hasta que decidimos formar una agencia de seguridad privada. La policía de Konoha estaba baja de reclutas y nosotros nos convertimos en un refuerzo valioso, todo gracias a la calidad de nuestro personal y herramientas.

Me miro por un instante y cerro los ojos fuertemente como si mirarme le doliera, no más que a mi eso era seguro, yo Hinata Hyuga era la viva imagen del amor no correspondido; me deleito al abrir nuevamente sus hermosos ojos azules indicándome que iniciara.

- Estoy cansada de esto, ya no puedo soportarlo Naruto. Llevas mucho tiempo haciendo como si nada pasara- tome aire y apreté mis puños- Sé cual será tu respuesta, pero por favor ten la decencia de decirlo mirándome a los ojos- él permaneció en silencio así que continué- Siempre he pasado desapercibida, no me gusta hablar mucho pero, soy buena escuchando, con mis amigos y mi trabajo, pasó desapercibida y lo sé pero eso no quiere decir que no exista y tampoco soy alguien a quien proteger, no tienes que hacerlo.- Cerré los ojos por un momento tratando de recuperar la compostura para abordar lo más importante de la conversación- Ha pasado casi un año desde que detuvimos al terrorista de Pain en el centro de la cuidad y- Me interrumpí por un segundo, el sabia lo que yo iba a decirle ya lo había escuchado, y se veía muy consternado por toda la situación agarrando sus rubios cabellos con desesperación- dije que te amo.

- Hinata por favor...

Estoy al borde de las lagrimas, decirlo me rompe en pedazos y no puedo negarlo pero merezco que me de la cara y me responda así no sea la respuesta que quisiera oír y continuo, si no saco todo lo que me llevo guardando todo este tiempo explotare, la situación incómoda que surgió después de confesar mis sentimientos me oprime el corazón constantemente.Comenzaba a odiar la forma en que el equipo de trabajo me miraba, lastima, así me miraban.

- Ese día estuvimos tan cerca de la muerte, actué como una egoísta, me olvide de mis seres queridos, solo quería salvar tú vida. No hubiera sido capaz de verte morir frente a mi pero estaba preparada para asumir mi muerte con tal de salvarte y por eso quería trasmitirte lo que siento por ti pero resulta que al final no morí, gracias a Sakura, ella actuó rápidamente y sólo tuve que pasar un par de meses en el hospital.

Mencionarla no era sencillo, siempre la he considerado una amiga, nunca sería capaz de odiarla por algo que ella no podía controlar, era un dolor permanente como una espina enterrada profundamente,  intentar sacarla solo aumentaba el dolor; era a ella a quien le pertenecía el corazón del hombre que tenia frente a mi, yo lo sabia, en realidad todos estábamos al tanto de eso.  El hombre rubio lleno de bondad, que  robo mi corazón siendo una niña y al que amo como mujer,no quería lastimarme con su inminente rechazo. Me decidí a continuar para que finalmente me respondiera mientras el desviaba la mirada tratando de enfocarse en cualquier cosa que había en la habitación sin ventanas y llena de pinturas de Sai, miraba todo, menos en mi tal como siempre lo había hecho.

- Deja de ignorarme Naruto Uzumaki, tengo 25 años no me trates como a una niña que no quieres lastimar. Por eso estoy aquí, no te estoy pidiendo que me correspondas- en cuanto dije eso me miro asombrado y yo seguí- estoy aquí para que me mires a los ojos, seas honesto y digas lo que quieres decirme pero no te atreves.

- No entiendo.

El bajo la cabeza nuevamente, para ese punto varias lagrimas estaban rodando por mi rostro, al final no podía detenerlas a todas, sabia lo que debía decir a continuación y nada me dolía más que articular esas palabras.

- Mírame a los ojos y di : Estoy enamorado de Sakura Haruno

.

.

.

.

Coontinuara...

Que tal a los que me lean, esta es mi primera historia será corta como de 10 o 15 partes, pero me gustaría saber sus opiniones al respecto si les gusta si no les gusta etc

Un abrazo

No huyas  [NaruHina]Read this story for FREE!