42. Trufa

14.6K 1.4K 689
                                    

NOTA: Es doble POV, para que no se confundan. 

«So I leap from the gallows and I levitate down your street
Crash the party like a record scratch as I scream
"Who's afraid of little old me?"
»

Who's afraid of little old me? - Taylor Swift

KALE MOON.

Nunca tuve a alguien a quien mirar como ejemplo, no antes.

No hasta ahora.

—Para esta hora, ya habrán recibido los papeles —informa Hortencio al elevar su taza caliente en el aire, se puede ver el vapor, la temperatura sigue bajando—. Tenemos una base, saben que no pueden bajarte el álbum, no fueron lo suficiente inteligentes en sus restricciones a tu autonomía.

—¿Está seguro? Sabe, no lo saqué por los números o el dinero, si lo bajan ahora igual ya lo habrá escuchado la gente correcta.

—Nah, yo sí quiero dinero —bromea él—. Consíganse una casa, en mis tiempos era diez veces más barato. Me compré todas las que pude.

Aster, quien nos escucha desde la cocina de la cafetería, ladea la cabeza confundida porque estaba escuchando por encima nuestra conversación. Yo echo una carcajada sonora, ella se acerca paso a paso a la puerta.

—¿Qué acabas de decir?

—En mis tiempos de criminal era muy bueno con mis finanzas. —nos regala una sonrisa ladina al encogerse de hombros.

—Estoy empezando a creerme tu chiste. —amenaza Aster.

—¿Chiste? —él arruga las cejas—. En fin, aquí puedes quedarte, pero no tenemos personal de seguridad —advierte—. y quizá lo necesitemos, no sabemos cómo se mueven las cosas, se puede filtrar dónde estás en cualquier momento.

—¿Estás diciendo que contratemos policías? —digo a modo de chiste, la oigo bufar desde el otro cuarto—. ¡Era broma!

—No eres gracioso —dice riendo al salir con las manos mojadas—. por cierto, ya que quieres tener conversaciones incomodas, ¿Le has dicho a mi abuelo que me pediste ser tu novia?

Hortencio, quien mantenía una expresión serena y una sonrisa ligera en todo nuestro encuentro, se pone serio de pronto. Boquiabierto, hace contacto visual conmigo y siento que se me ha olvidado hasta donde demonios parado. No son nervios de miedo, solo son nervios, expectativa, novedad.

Esto es lo más cercano que he experimentado en mi existencia de conocer a la familia de tu pareja por primera vez, con diferencia de que nosotros ya nos conocemos. Trago grueso, él relaja su rostro y arquea una ceja.

—En mis tiempos se ofrecían objetos de valor a cambio de la mano de nuestras niñas.

—Eh... Yo... Tengo, tengo muchas cosas, si...

Hortencio escupe el trago de café que acababa de beber, ensuciando mi camiseta blanca.

—Eres un desastre muchacho, lo único que se te da bien es la música —sacude mi cabello, creo que eso fue un insulto, lo tomo como un cumplido—. Me recuerdas a mí. —suspira antes de volver a la cabaña.

*🤎*

La cafetería permanece cerrada, solo vamos allí a mantener el sitio limpio. Este terreno parece estar viviendo el apocalipsis, no vemos la luz del sol, no vemos las noticias, Daisy controla lo que pase en redes y Aster insistió en que le dejara leer lo que sea que quisiera consumir antes, como un filtro. Ambas están intentando protegerme.

No apto para artistasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora