36. Tostada

14.3K 1.5K 526
                                    

«You showed me a power that is strong enough to bring sun to the darkest days
It's none of my business, but it's just been on my mind»

Matilda - Harry Styles

ASTER.

Me han hackeado las redes.

Tenía una cuenta pequeña de 120 personas que pasaron a ser 25mil en una noche y luego a cero cuando intenté ingresar. Alguien tomo el control de mis cuentas y las desactivo, de todas las redes sociales.

Han salido noticias sobre el paradero de Kale, no específicamente, solo sabemos en qué estado está. Aun no se han levantado cargos, pese a que salimos en las noticias Oliv controló si alguno de nuestros nombres estaba en el registro policial y el resultado fue negativo. Sea lo que sea que esté pasando dentro, no han podido tergiversar lo que Kale dice u obligarlo a acusarnos, tampoco lo han hecho ellos por su cuenta lo cual me sorprendió.

Pese a que Nazar no lo diga, tenemos que irnos pronto. Muy pronto, a mí no se me ha curado el ojo en solo un par de días pese a que haya bajado bastante.

—Aún no es momento —advierte mi mejor amigo.

—¿Cuándo lo es? No puedo esperar mucho más, no sé cómo esté él.

—Saldrá a hablar en algún momento, han pasado solo un par de días. No puedes salir así, Aster, todo está hecho un caos.

—Mi vida está hecha un caos.

—Lo sé, pero las cosas son incluso más complicadas que eso. Tenemos que volver a nuestras vidas, a nuestros trabajos o al menos yo tengo que hacerlo. Oliv tiene que entregar sus cosas, pagar prestamos pendientes y a ti te...

Me faltan un par de exámenes de la universidad. Lo sé. De hecho, hoy debería tomar uno virtual. No he estudiado nada.

—Tengo que irme hoy —dice con seriedad en la mesa del desayuno, yo estoy en una esquina, tratando de distraerlos sobre que no quiero comer ni la mitad de mi tostada—. y no te voy a dejar sola aquí ni a Oliv tampoco. Tenemos que regresar.

—¿En el auto?

—No, es peligroso. Es un viaje largo donde cualquiera puede reconocernos, además no sé si tengo las fuerzas para hacer todo ese trayecto, ir a gasolineras y parar en sitios concurridos. Con el dinero de la presentación podemos tomar un vuelo corto a Vermont otra vez.

—Entiendo. 

—Puedes usar el dinero de Kale —ofrece Nazar—. de todas formas, él me había comentado que si ganaban, este era de ustedes porque escribieron las canciones juntos.

—No voy a aceptarlo.

—Esa discusión no la tienes conmigo, por ahora voy a hacer exactamente lo que él me dijo. Compre los tickets ayer en la noche, tenemos que subir al avión en unas cuantas horas.

—¿Que? —se me cae la tostada—. No.

—No es algo a discutir Aster, haz tus maletas.

—Me quedaré aquí.

—No lo harás, ¿estás loca? No conoces esta ciudad.

—Si lo hago, salí un par de veces con... —me detengo un segundo a recordar nuestra cita, mala idea, malísima—. estaré a salvo.

—Preocúpate en hacer el examen en línea antes de que nos lleve al aeropuerto, solo eso. No me importa lo que nadie quiera, voy a hacer lo que es mejor para todos. Y no voy a dejar que te hagas daño a ti misma en el proceso de saber si las decisiones que quieres tomar son las acertadas, al menos no mientras pueda detenerte.

No apto para artistasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora