21. Pescado

32.6K 2.5K 3.1K
                                    

«It's okay to be rough
I'm a little bit tougher
Than all of your other girlfriends
»

What a Shame -  Lizzy Mcalpine

ASTER.

Estamos de vuelta frente al piano, tenemos mucho que hacer antes de navidad y solo tenemos las primeras horas de la mañana libres, así que le dejamos un mensaje en el grupo a Nazar de que avanzaremos en dos canciones descartables y se las mandaremos.

Se escucha "You make loving fun" de fondo. Cada vez es más gracioso como dos personas con suéteres de osos, colores rositas, en un cuarto decorado con ambiente navideño planean hablar de temas serios y tóxicos como lo son perderse por completo en relaciones y fama.

Tengo mayor practica en el piano, se me da bien cuando dejo de temer a equivocarme, puedo seguir escaletas de melodías sin tener que parar a replantearme que estoy haciendo. Me meneo un poco en el asiento, entretenida mientras él da vueltas por la habitación cantando la primera parte de las composiciones en las que hemos avanzado. A ratos cambiamos de lugar.

Desde la otra esquina del cuarto, tomo una fotografía con mi cámara de cuando está de espaldas terminando la melodía. Cuando voy a ver que ha hecho, pongo mi cabeza en el espacio entre su cuello y hombro para leer.

—Tengo noticias sobre el festival de Toronto. —le susurro al oído.

—Deja de intentar seducirme para que acepte todo lo que pidas.

—Pff, ni siquiera lo he intentado aún —me separo—. Ya te he dicho que Nazar y Oliv planean casarse, mudarse juntos a un sitio que empezaron a pagar hace un par de año. El premio de este concurso es 100.000 dólares.

—Eso no es nada —murmura y de pronto se queda tieso al ver mi expresión—. Perdona, perdona no quise decir eso. Mi vida... Mi otra vida me fritó el cerebro.

—A veces se me olvida que eras millonario antes de trabajar para mí.

—Eso da igual, ese dinero sería muy útil para ellos, ¿No? Aún les falta mucho para pagarlo todo. Nazar me dijo que sacaron sus préstamos y contratos en plazos de décadas.

—Les sería muy útil a todos, incluso aunque se repartiera y tuvieran veinticinco mil cada miembro.

—Con el baterista se reparte en cuatro, cierto —recuerda Kale—. ¿Qué esperan para inscribir a la banda?

—Quería consultarlo contigo. Además, necesitarían costear el traslado y hospedaje. Ellos fueron los que me avisaron, por supuesto que quieren.

—¿Crees que sea buena idea? —arquea una ceja, me siento en una exposición.

—Podríamos ir manejando, son muchas horas pero nos ahorraríamos los pasajes de vuelo. La estadía en un hostel de mala muerte cuesta ser de 40 a 50 por noche dependiendo de si nos quedamos en un barranco y solo a dormir. También los gastos de cada uno, es una inversión grande. —al explicarlo así me desanimo un poco y él lo nota así que intenta contrarrestarlo.

—Podemos intentar conseguir patrocinadores, y claro, si ganamos se costearía solo. Son dos rondas, ¿Cierto? De dos semanas —comenta—. Si perdemos en la primera lo sabremos y no será tanto dinero, si pasamos a la segunda, ganamos. —asegura.

—Estás loco.

—Sí, pero ¿crees que ojo de loca no se equivoca? Si no funciona, Nazar y Oliv pueden tomarlo como luna de miel y tachar eso de sus futuros gastos.

—Entonces está decidido —respiro hondo—. Voy a tomar la computadora de mi hermanita e inscribirlos.

—A todo esto, ¿Cómo vamos a tomar vacaciones de dos semanas? Apenas he empezado a trabajar. Creo que así no funciona.

No apto para artistasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora