32. Cereal

14.6K 1.7K 757
                                    

«I'm always going to be right here
No one's going anywhere»

How to disappear - Lana del rey 

ASTER.

Me desperté gritando.

Lo último que recordaba es que encontraron a Kale y traté de salvarlo, pero fracasé, no pude tomar su mano a tiempo y parte de mi murió en ese momento exacto.

Recuerdo un golpe, un gran hombre vestido de negro intentando detenerme y ya nada, al despertarme, estoy en la cama del hostal con una bolsa de hielo envuelta en tela en mi cara y mis amigos alrededor.

Ellos me observan aterrados, no dejo de gritar incluso tras cobrar consciencia. Me siento en la cama, miro lado a lado en busca de Kale. Lo busco por toda la habitación. No esta. No aquí.

—¿Dónde está? ¿lo tienen ellos?

Nazar comparte una mirada preocupada con Oliv. Mi corazón se parte en mil pedazos.

—No...

—Él está bien. —asegura Nazar.

—¡¿Dónde está?!

—No lo sabemos.

—Pero... —mientras más pienso, más me aterra la situación—. No, él no puede estar con ellos, lo odian ¡Le van a hacer daño! ¡¿no viste como lo agarraron?! ¡¿siguieron el auto?! Está en un hospital, quizá en su casa, él tiene una en...

—Aster, no podemos saberlo. —me interrumpe Oliv.

—No —me levanto, dándome cuenta de que he perdido las fuerzas y el equilibrio, me cuesta mantenerme de pie—. Hay que ir a buscarlo, debe estar en pánico. Debe estar pasándolo fatal, no puedo quedarse solo con esa gente.

—Aster —Oliv detiene mis pasos, estabilizándome y da un abrazo suave que no sabía que necesitaba—. Se lo llevaron, pero estará bien. Todos lo vieron, no pueden ocultarlo por mucho tiempo, eventualmente saldrá de ese lio y vendrá con nosotros otra vez

—No podemos dejarlo solo.

—Él volverá. Debe estarse encargando del desastre que involucra fingir su muerte. Eso es un proceso legal jodido. —explica con calma Nazar, sin embargo, aquello suena a una mentira que dice para hacerme sentir mejor.

—Yo no puedo dejarlo solo. —reformulo mi frase anterior.

—Está a salvo, no pueden hacerle nada porque hay demasiados testigos. —me repite Nazar.

—¡Eso no lo puedes saber! Por favor, ¿Qué sabemos de él? ¿qué tiene una familia explotadora, un equipo de traidores, su novia que lo engañó y esa gente que lo usa como atracción turística?

Apenas intento dar un par de pasos la debilidad golpea mi cuerpo, me palpita el ojo, la cabeza, es allí cuando recuerdo lo que paso ayer. Al mirarme al espejo veo el morado que traigo en la mitad de la cara. Es horrible, como si me hubieran molido a golpes, apenas puedo abrir el ojo, también hay raspaduras a lo largo de mi piel por caer al asfaltado.

Duele. Duele mucho. Aunque la adrenalina y el miedo van más allá de cualquier malestar físico.

Tomo la bolsa de hielo de la cama, me la coloco y con un solo ojo funcional tomo mis zapatos.

—Tranquilízate, no puedes salir así, te hemos dado un montón de medicamentos para el dolor, estás temblando, tienes que alimentarte —informa Nazar—. Deberíamos ir junto a un médico a que te revise, luego lo buscaremos juntos, todos, te lo prometo.

No apto para artistasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora