02. Malvavisco

69.6K 4K 1.9K
                                    

«Holdtight, you're slowly coming back to life»

Keeping Your Head Up - Birdy

ASTER ❋

La música es molesta. Siempre tuve la teoría conspirativa de que algunas intentan lavarte el cerebro con sus letras pegadizas.

El día de hoy es pesado, nuestro último camarero renunció por empezar a invertir en criptomonedas así que ahora tengo que hacer el doble del trabajo hasta que contratemos a alguien con disponibilidad horaria. Para colmo, todo lo que puedo ver en las noticias, en las redes y en el periódico son anuncios pagados sobre la supuesta desaparición de un tipo que no me importa en absoluto.

Mi hermanita lleva hablando de eso desde que se anunció, cada desayuno, cada cena. Estoy harta de ese tema y aun así, es lo que uso para distraer mi mente en el café de la mañana. La radio hace informes a primera hora.

«No me importa en lo más mínimo la vida de un cantante famoso, en el mundo hay problemas peores» me repito mentalmente.

Borro eso de mi cabeza, el turno laboral no necesita ayuda para amargar mis pensamientos. La gente de siempre con su poca amabilidad, el mismo mensaje molesto de la persona de la cual ya no quiero saber nada. Un par de horas y cerramos.

Todo iba bien hasta que un imbécil de aspecto terrible se plantó en la cafetería.

Mi vida suele ser muy aburrida, pero al menos tengo personas a las que criticar. Y a veces, esa persona a la que voy a destruir verbalmente soy yo.

Pero a veces es el cantante de pop más famoso de los últimos tiempos, raro ¿No es así?

No logro responderle cuando me pide que guarde su "secreto", la presión de su palma sobre mis labios es demasiada, me está haciendo daño. Trato de acercarme el teléfono pero él sujeta mi brazo estirado a un lado, es imposible.

¿Me habré intoxicado? ¿Nazar puso hierbas mágicas en mi café como siempre bromeó que haría?

¿Por qué alucinaría que un cantante de pop está conmigo en el granero? A mí ni siquiera me gusta.

—¿Aló? ¿Hay alguien allí? Le informamos que si es una broma, el saldo de la llamada lo paga el emisor —habla el sujeto a través de la línea—. Por favor no gaste nuestro tiempo. Esto es una investigación seria. —corta. Finalmente, él me suelta.

En agradecimiento, le propino una patada en la entrepierna que lo deja en el suelo de un segundo al otro, tomo largas respiraciones, trato de recobrar el aire.

—No vuelvas a hacer eso, jamás —refunfuño—. Te lo juro, si vuelves a acercarte a mi voy a...

Él rueda en el piso, se ha puesto en posición fetal. Tiene cero instintos de supervivencia, acostarse en la nieve sin ropa lo hará tener una hipotermia.

—Sí, sí —tose en el suelo—. Necesito, necesito un médico, creo que... —su respiración agitada apenas le deja hablar—. Me he roto algo, de verdad.

—Dios te oiga.

—¿Qué tan desagradable puede ser tu vida para despreciarme tanto? —suelta un quejido—. ¿Cuál es tu problema con la humanidad?

—Me has tratado de la mierda y no me has pagado. Llevo casi medio día de trabajo sin descansar, no tengo tiempo para este teatro, no tengo tiempo para un niñito rico en su delirio de persecución.

—La gente como tú debería estar en la cárcel.

—Silencio, déjame pensar —me froto el rostro—. Dime si entiendo bien, ¿Eres el sujeto de la noticia? ¿Estás de vacaciones o algo así?

No apto para artistasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora