2.

4.5K 785 356
                                    

Advertencias: mucho yoonseok fluffy por ahora. 

A Hoseok le sorprendió cuando ese día, luego de salir de clases, Yoongi le estaba esperando fuera del colegio con un ramo de flores y una bolsa de regalo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

A Hoseok le sorprendió cuando ese día, luego de salir de clases, Yoongi le estaba esperando fuera del colegio con un ramo de flores y una bolsa de regalo.

El muchacho frunció el ceño levemente, acercándose hacia el mayor y tratando de pensar el motivo de esas cosas. Sabía que debía ser por algún motivo especial, como un cumpleaños o navidad, pero según su listado de fechas que sabía de memoria, nada coincidía con eso.

Oyó la despedida de Jungkook, deseándole una linda tarde, y Hoseok murmuró un adiós con aspecto distraído. Yoongi se le acercó, poniendo una sonrisa entusiasta, y pudo oír algunos murmullos a su alrededor, pero no le tomó importancia. Él se había acostumbrado a que las miradas se posaran en él si es que estaba con su novio, porque la gente consideraba el hecho de que dos chicos salieran era muy raro. Hoseok no le entendía lo raro, sin embargo, ya no se hacía esas preguntas con tanta fuerza, pues comprendía que tenía que ver con un tema de gustos, y a él no le gustaba meterse en eso. Cuando era más pequeño, no podía comprender porque a varios chicos no les gustaba el verde, si el verde era el mejor color del mundo, y mamá tuvo que explicarle pacientemente sobre los gustos personales.

De cualquier forma, la confusión no hacía más que crecer en Hoseok, porque no se suponía que iba a ver a Yoongi ese día. Es decir, era lunes. Ese año, Yoongi se fue a Seúl debido a que fue aceptado en una empresa de entretenimiento para debutar como rapero, y por lo mismo, sólo se veían durante los fines de semana, pues durante la semana su novio estaba siendo entrenado y tenía muchas cosas qué hacer. A Hoseok le costó acostumbrarse a eso, le fue muy difícil, pero logró aceptar la rutina, y ahora, esto...

―Hola, Yoon ―saludó el menor, inclinándose para recibir un beso―, ¿qué es eso?

―¿Ah? ―Yoongi le devolvió el beso―. ¿Cómo? ¿No sabes qué día es hoy?

―Lunes ―señaló Hoseok―, dos de noviembre.

―Sí ―la sonrisa no hacía más que crecer en Yoongi―, y hoy...

Dejó la palabra en el aire. Hoseok estaba en blanco, tratando de entender lo que quería Yoongi de él, pero su mente buscaba y buscaba algún cumpleaños que cayera ese día, y sólo sentía cómo colapsaba más y más. ¿Sería el de Holly? ¿El del hermano de Yoongi? ¿Alguno de sus padres?

Hubo un pequeño silencio entre ellos. Finalmente, la sonrisa de Yoongi pareció ir desapareciendo poco a poco, y eso no le gustó a Hoseok.

―Hope ―dijo Yoongi, y sintió un pequeño toque extraño en la voz de su novio―, hace un año que nos hicimos novios, cuando fuimos a D-Town con Namjoon y Taehyung. ¿Te acuerdas que te rapee una canción?

Claro, eso lo recordaba. Fue un día muy bonito y lo tenía grabado en su memoria porque nunca quería olvidarlo. Yoongi lo había invitado a ir a ese club clandestino y se subió el escenario para rapearle una bonita canción sobre lo que quería hacer con él un día y lo hermoso que era. A Hoseok le costó entender todo lo que oía, sin embargo, le había generado una bonita y dulce sensación en el corazón, que se apretó y pareció saltar apresuradamente cuando Yoongi se le acercó. Habían apostado que, si le gustaba, Hoseok le iba a dar un beso, y Yoongi se lo llevó a un lugar a solas luego de que el menor hubiera dicho que sí le gustó la canción y que le gustaba él.

Thunderclouds [YoonSeok]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora