⌜23⌟

1.5K 151 383
                                    

El último día de la semana llegó.
Todos los días me parecían eternos, mi estómago no podía soportar tanta cantidad de comida, no me sobraba siquiera espacio para tomar agua. Siempre sentía náuseas.
Eso no sería tan malo si no me repitieran a cada momento lo asqueroso que me veo comiendo.

Había veces en que las criadas no eran tan amables ni pacientes conmigo, me tomaban de los cachetes o el cabello y me llenaban la boca de comida. Más de una me levantó la mano, pero jamás me llegaron a golpear, quizá sienten miedo al igual que yo.

Cómo supongo que ellos querían, eso sucedió. El abdomen plano por el que me había esforzado por tener y mantener estos años había desaparecido pero para ser sincero eso no me importaba más.

Tocaron la puerta tres veces antes de escuchar el típico crujido.

Al ver quién era quién sostenía la bandeja, no me importó el inmenso dolor que sentí al bajar de la cama en un salto para correr y abrazarla otra vez.

- ¡Nanaa~!

Con mi voz ya entrecortada grité su nombre como pude, la felicidad que sentí al verla es un sentimiento que es imposible de describir para mí.

- ¡Yun Yun! ¿Que pasa bonito?, ¿Por qué estás llorando?. Ven, siéntate en tu cama. -

Dejo la bandeja en el mueble más cercano y con toda la delicadeza, me tomó de la cintura, el hombro y me ayudó a sentarme de nuevo en la cama.

- Nana, por favor N-No te vallas -

La tenía abrazada lo más fuerte que mi cuerpo podía.

- Tranquilo, tranquilo, no me iré a ningún lado pero, ¿puedo saber a qué viene todo esto? -

No podía contestar, enterré mi cabeza entre su hombro y cuello y empezé a llorar más fuerte que antes.

- Bien, está bien. -

Puso una mano en mi cabello y comenzó a acariciarlo. De alguna u otra forma esa simple acción decía a gritos "está bien, estás bien, ya estoy aquí".

- Ven, siéntate bien, te vas a lastimar. -

Nana se levantó y sacó más almohadas que habían en respisas escondidas como muebles en la pared, volvió conmigo y las puso en mi espalda y costados para que me pudiera recargar.

- Ya está, ¿Mejor verdad?. -

- Si, gracias. -

- Ya. No llores -

Se acercó a mí y me limpió las lágrimas con su dedo.

- ¿Me regalas una sonrisa? -

¿Una sonrisa? Las sonrisas son causadas por la felicidad. Yo estoy feliz, estoy extramadamente feliz justo ahora, ¿Entonces por qué estoy llorando?

Como ella pidió, intenté sonreír con la mayor sinceridad posible.

- Que lindo te ves así. -

My Favorite Person    ⌜Xingyun⌟Donde viven las historias. Descúbrelo ahora