⌜21⌟

1.7K 160 363
                                    


TW!
Violencia
Mención a la muerte
Sangre

El ambiente se sentía tan solitario, no habían pasado más de diez minutos desde que esa gente había abandonado la habitación, ni siquiera me sentía cómodo en la posición que estaban colocados mis brazos, obligándome a mantener el resto de mi cuerpo tenso, o quizás solo era mi imaginación.

Ciertamente, no es la primera vez que esto pasa, no es la primera vez estando solo por tanto tiempo en una habitación blanca.

Si lo recuerdo bien, una de las personas dijo algo sobre cuatro horas, ¿todo ese tiempo tendré que esperar? Lo soportaría si no tuviera que estar atado a la camilla de esta manera y, como ya mencioné mucho antes, por lo menos ya no es tan incómodo en comparación a las sogas.

Al paso de los minutos la espera se sentía interminable, me agustiaba el echo de que la única interacción humana que tendría sería en horas, horas que no puedo contar.

Después de un tiempo, regresé de mis pensamientos a la vida real por un incesante dolor de pecho, articulaciones y cabeza.
Pensé que pararía ya que el dolor no es más fuerte que el que te da cuando se te congela la cabeza, pero no fué así, en vez de eso, este se fue haciendo más fuerte al cabo de los minutos. Lo único que podía hacer era gritar y llorar por alguien que me escuchara.

No pasaron más de tres minutos cuando abrieron la puerta y entraron las que parecían ser las mismas dos personas que me habían dejado aquí.

Una saco un cuaderno de su bata y la otra me empezaba a decir:

-¿Te duele la cabeza?-

Yo no podía siquiera contestar por tanto dolor que sentía.

- ¿Sientes algo en el abdomen? -

- Uhg esto es una perdida de tiempo. -

Dijo el que traía la libreta.

- No podemos irnos de aquí sin respuestas. Parece que en él tuvo efecto más fuerte anota eso. -

- ¿Le pongo un calmante? -

- Pero por supuesto que no, ¿quieres matarlo?, ¿Quieres morir? -

- ¡N-No! -

- Entonces haz tu trabajo. -

Parecía como si mis gritos fueran mudos, por más que gritaba a ellos les parecía dar igual.

- Niño, ¿puedes verme? -

No podía siquiera escucharlo.
Levantó mi cara con su mano izquierda haciendome mantener el ojo abierto con sus dedos, mientras me alusaba a la cara con una luz blanca.

- Marca el tres en el segundo. -

Luego hizo lo mismo con mi otro ojo.

- Lo mismo -

Pasó su mano a mi barbilla.

- Abre tu boca, necesito ver tu garganta. -

Aunque ni siquiera podía mantener mi vista fija en un solo lugar por el mareo y dolor que sentía en el momento, intentaba realmente hacer caso a las órdenes que me daba.

My Favorite Person    ⌜Xingyun⌟Donde viven las historias. Descúbrelo ahora