Distópico: A pesar de todo, juntos (Thorki)

17 1 0

MCU - Thor y Loki


Todo estaba desolado, Thor miraba incrédulo la devastación que lo rodeaba, todo se había ido al infierno cuando su amada Asgard fue invadida por esos seres que jamás había conocido y hasta donde Heimdall le había informado, tampoco conocía registro alguno sobre ellos.

Esos seres se habían adueñado de Asgard y pusieron a sus padres en el sueño eterno, dejando a su amada tierra en el caos para después todo quedara desolado. Todo habitante que pudo escapar, estaban escondidos en las alturas de las montañas noroestes, por alguna razón no fueron tras ellos, seguro porque ahora su raza ocupaba toda la ciudad y tarde o temprano serían cazados también.

Thor había estado en Midgard luchando al lado de Los Vengadores y al volver se tropezó con la desgarradora noticia de que ya no tenía ni hogar ni familia ni amigos; en ese momento, estaba parado en lo alto de una de las montañas más difíciles de escalar —incluso para un Asgardiano—, él desde ese lugar podía ver toda la ciudad como había sido saqueada y destruida, ahora esos seres que eran una extraña combinación de seres escamosos con tentáculos por brazos, patas largas como piernas, cuerpo demasiado pequeño para el tamaño de casi dos metros de altura y una cabeza donde solo se podía distinguir un ojo y un orificio que no estaba seguro de qué función tenía —bien podía ser su nariz o boca, tal vez ambos, él no estaba seguro—, caminaban libres por su ciudad.

Heimdall le había informado que él no pudo ver la llegada de esos seres, propiciando la invasión rápida y efectiva. También le dijo que todos los prisioneros que habían en las celdas de detención estaban muertos, masacrados por esos seres; entre ellos, se encontraba Loki.

Él le dijo que había visto el cuerpo de su hermano despedazado.

Thor bajó la cabeza intentando no llorar, no debía ni podía. Solo tenía que pensar en cómo recuperar su tierra antes de que esos seres cambiaran de opinión y fuera de inmediato tras los sobrevivientes para erradicarlos por completo.

Eso no lo permitiría, esto no sería el Ragnarok.

Decidido a recuperar su mundo y salvar a sus padres, bajó la montaña con la sola idea de aniquilar a esas criaturas. Cuando iba caminando directo hacia su enemigo, sin nada más que su martillo y su sed de venganza, uno de esos seres salido de la nada lo atrapó, envolvió en esos tentáculos que aparentemente podían crecer a voluntad para enredarlo como fuertes sogas y fue llevado hacia una casa abandonada. La fuerza de ese ser era tan monstruosa que si se hubiera esforzado un poco más, bien lo pudo haber matado con tan solo uno de esos tentáculos.

Pues él lucharía hasta el final.

Una vez dentro de aquella casa que alguna vez fue de algún habitante de su pueblo, fue dejado sin ceremonia en el suelo. Thor no pudo reaccionar antes de ver a ese ser asqueroso ser convertirse en Loki, su hermanastro.

La primera reacción que tuvo fue querer golpearlo, pero en vez de eso, se levantó y lo abrazó tan fuerte que escuchó jadear por aire al dios del engaño.

—Hermano, estás vivo ¿por qué no me extraña? Ni siquiera voy a preguntar cómo pudiste engañar incluso al propio Heimdall —decía Thor al oído de Loki mientras este le devolvía el abrazo y reía por lo bajo.

—Hermano, no puedes imaginarte cuantas veces lo he engañado —respondió entre risas.

Thor si bien dejó de abrazarlo, tenía una mano sujetando uno de sus brazos mientras lo miraba asombrado y feliz de verlo con vida.

Juntos podrían recuperar Asgard.

—Tenemos que sacar a todos esos seres y así recuperar nuestro hogar.

Las curiosas formas del amor - Fictober 2019Donde viven las historias. Descúbrelo ahora