You know you keep me alive

Comenzar desde el principio
                                          

– No tengo familia señor. – Contestó tajante el beta, y Kook lo notó, pero decidió no seguir hurgando en la identidad del pelirosa... por lo menos por el momento, por eso decidió aligerar el ambiente.

– ¿De qué hablas? ¿No que mis comadrejas eran como tus hijos adoptivos?– Jin sonrió a pesar del ligero escozor que sentía en su piel.

– Tiene razón, lo son. – Dijo con calidez.

Jeon sonrió levemente al escuchar la afirmación del contrario, no obstante, su expresión cambió por lo que tenía que decir. – Lamento que Jieun te haya hecho esto, los problemas de pareja no debe de pagarlos alguien más. –

– Supongo que es normal, después de todo estaba alterada y se sintió amenazada, pensó que me quería apropiar de lo suyo. – La realidad lo golpeo de repente, pues él... verdaderamente no tenía nada que pudiera llamar propio.

Jeon pensó antes de hablar, no iba enredar con cosas innecesarias al beta. – Los niños son tan suyos como míos, es responsabilidad de los dos buscar el bienestar de ellos y tú no eres un peligro, al contrario, te has sabido ganar el cariño de mis alfas y mi respeto. – Jin se sintió cálido, no sabía que aquello era justamente lo que necesitaba escuchar en ese momento.

– Eso suena genial. – Dijo con felicidad contenida. – ¡Cierto! Lo había olvidado. – El castaño se sobresaltó un poco por la exclamación del pelirosa, pero no se lo haría saber.

– ¿Qué?–

– Mientras los niños tomaban su siesta he podido recoger mi pedido. –

El alfa no entendía, no era frialdad pero... ¿eso qué tenía que ver con él? Decidió fingir interés... o al menos eso se hizo creer, pues en realidad si sentía un poco de curiosidad. – ¿Qué pediste?–

– Un té de hierbas relajantes y lo he obtenido a cambio de unos pastelillos. – Contestó orgulloso, ya había encontrado la forma de ayudar al alfa con su problema.

– Es decir has pagado con mi dinero. – Contestó el alfa con falsa reprensión.

– Bueno pero lo desquito, ¿no?– Había diversión en su tono pues percibió el mismo sentimiento en la voz del castaño.

– Tal vez si logras que las bolas de algodón se coman su fibra sin falta. –

– No se preocupe eso lo lograré, pero usted no se escapa, también debe comer su fibra tiene que estar sano y fuerte. – El alfa suspiró mientras negaba con su cabeza tranquilo, ¿desde cuándo se permitía tanta familiaridad con alguien?

– Ya está. – Jin abrió sus ojos y se encontró con los de Jeon, la tenue luz de la lamparita que estaba en la mesa iluminaba y enmarcaba las facciones del alfa y llegó a pensar, llegó a admitir... que aquellos ojos en realidad no eran tan crueles, al contrario, podían pasar por lindos.

– Ve a revisarte. – El pelirosa así lo hizo y miró con aprobación el trabajo del mayor. – Se ve bien, pero, tengo una duda, ¿para qué eran las tijeras y el hilo?– Miró a Jeon.

– ¿Esto?– Tomó en una de sus manos las dos cosas. – Sólo eran para asustarte. – Sonrió burlonamente y Seok en vez de molestarse también se encontró riendo, por las ocurrencias del hombre.

Jeon Jungkook también podía hacer bromas.

El tan temido alfa podía ser un hombre hogareño y bromista, no supo porqué, pero, eso lo hizo sentir muy feliz.

– Me iré a dormir entonces. –Jin en sus adentros le deseo dulces sueños y un buen descanso, sin embargo, la voz del castaño interrumpió sus pensamientos. – ¡Ah!, No te quiero ver con maquillaje sobre el rostro en los próximos tres días, eso te puede complicar la herida y arruinar mi duro trabajo. – Seokjin entrecerró los ojos, ¿cuál duro trabajo?

Just One Belief [Kookjin]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora