Flower

1.9K 292 248
                                                  

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


"No estoy acostumbrado a decir palabras bonitas y aunque nunca he hecho algo por ti, tienes que saber que mi corazón siempre fue tuyo, mi única preocupación siempre has sido tú, si mi vida se ha llenado de felicidad eso se debe a ti."

Jungkook subió las escaleras mientras agudizaba su oído, sin embargo, lo único que logró escuchar proveniente de la que antes era su habitación fue el suave respirar del beta, era aquel sonido débil y conocido el que sentía como una acusación y una cuchillada.

Él debió estar allí para ellos, para él...

Inhaló profundamente y entró a la habitación, ni siquiera se detuvo a ver sus antiguas cosas simplemente caminó hacia el pelirosa.

Lo analizó con su mirada, a simple vista tenía varios moretones y rasguños, el rostro que tantas veces lo miró con miedo y con suave brillo lucía lastimado, miró la pierna del beta que no estaba tapada con la abrigadora cobija, gracias a las vendas no se veía el desastre que él había visto la primera vez, se sintió furioso aquella noche al ver los cortes profundos en el musculo de Jin.

Por suerte el arma no había tocado tendones o nervios que arruinaran su capacidad para caminar o correr en el futuro, claramente había hecho pagar muy caro al hombre que le hizo aquello al beta, este de seguro estaba siendo devorado por animales carroñeros.

Sin embargo, era algo que nadie más aparte de sus hombres tenía que saber.

– Jin, ¿por qué no quieres despertar?– Preguntó al aire pues sabía que no iba a recibir respuesta, con delicadeza acarició los cabellos del contrario. – Los niños vinieron a verte, ¿tú no los quieres ver?– Sin notarlo su olor se había vuelto triste tanto que cualquiera que entrara seguro terminaría con la nariz doliendo. – Antes no lo hice adecuadamente, pero realmente quiero agradecerte por haberlos protegido, no sé qué hubiera hecho si perdiera a mis hijos...– Carraspeó algo avergonzado. –... perdón, nuestros hijos, te lo has ganado Jin, así que despierta para que puedas cepillarlos, cantarles canciones ridículas y podamos volver todos a casa, todos te necesitamos y echamos de menos, yo lo hago también, sé que si las circunstancias fueran diferentes no te lo diría pero realmente... te extraño. – Le dio un suave beso en la frente y salió de allí, temía que de seguir solo en esa habitación terminaría diciendo de más.

Bajó las escaleras y sonrió ligero, sin embargo, la pelirroja detectó la mentira en aquella mueca... no por nada lo conocía tan bien.

– Los niños están comiendo. – Dijo antes de que el alfa preguntara. – Ahora ven aquí y hablemos. – El castaño se mordió un poco el labio inferior pero al final obedeció y se sentó a un lado de su madre.

– ¿Qué relación tienes con el beta, Jeon Jungkook?– Este ensanchó sus ojos al notar la severidad en la mayor.

– Se llama Jin y bueno... es complicado, vive con nosotros y cuida de todos, pero no lo sé... supongo que los niños y yo nos acostumbramos mucho a su presencia. – Ella entrecerró sus ojos. – Ya lo creo, después de todo, esos enanos que están engullendo todo lo que está a su alcance han hecho un berrinche tan grande como para no comer hasta que cumplieran su deseo de venir. – Jeon suspiró, no tenía ánimos para ser regañado.

Just One Belief [Kookjin]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora