Dream Lantern

1K 226 39

"Oh, cómo desearía que nuestras voces se escucharan a través del mundo y el tiempo, en lugar de desvanecerse en el aire

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

"Oh, cómo desearía que nuestras voces se escucharan a través del mundo y el tiempo, en lugar de desvanecerse en el aire. Si así fuera, ¿cuáles serían las siguientes palabras qué dirías?"

– ¿Señor Kook?– De nuevo tenía a aquel alfa sonámbulo frente a él; ya se sabía la rutina.

Cuidadosamente lo tomó del brazo y lo dirigió a su cama, cuando lo acostó le puso una delgada cobija encima ya que había notado que el alfa era muy caluroso, entonces se acostó a su lado y comenzó a peinar sus cabellos cafés.

¿Cómo es que de ser un animalito asustadizo había tomado tantas confianzas?

Bueno porque no era ni la primera, ni la segunda, tampoco la tercera, mucho menos la cuarta ni la quinta vez que el alfa iba a su habitación,... era la novena.

Y había podido descubrir muchas cosas acerca de ese hombre en aquellas ocasiones.

Por ejemplo, éste se volvía anormalmente mimoso, sí, le gustaba abrazar y ser abrazado.

Las primeras veces que hizo aquello Seokjin se sentía sumamente incómodo y nervioso, pero al darse cuenta de que el alfa no lo hacía con segundas intenciones sino que en sueños buscaba dar y recibir cariño no pudo evitar sentir un cierto grado de ternura, claro que cuando este despertaba las cosas eran como siempre, no se llevaban tan mal pero el malhumor del alfa era una constante.

También le gustaba que le hicieran cariños en el cabello, ¿cómo lo descubrió? Una noche en la que el castaño lo fue a "visitar" y ya estaban acostados en la angosta cama, el alfa comenzó a jugar levemente con el cabello ajeno, el pelirosa al principio se había asustado al pensar que Kook había despertado, pero rápidamente salió de aquella duda porque era simplemente imposible que se mostrara de esa forma consciente. Entonces el intentó hacer lo mismo y se alegró un poco al sentir como el alfa entre sueños pegaba más su cabeza a su mano. El ritmo era el siguiente, cuando los dedos del pelirosa llegaban a la raíz de los cabellos cafés tenía que aumentar un poco la fuerza con la que lo masajeaba, algo así como un jaloncito pero sin ser brusco, cuando pasaba a las medias puntas y puntas tenía que peinarlo delicadamente sino fruncía el ceño.

Tampoco podía taparle con su cobija ya que el calor lo hacía gruñir de forma inconsciente causándole leves paros cardiacos al pelirosa, quien previniendo aquello le había pedido a Ji Eun una sábana delgadita, la cual era bien recibida por el alfa.

Respecto a eso había aprendido otra cosa, el alfa sin importar cuan acalorado estaba por el clima húmedo de su territorio le gustaba tener algo tapándole, el dilema era el anterior, pues si sentía mucho calor comenzaba a gruñir, entonces aunque la delgada sábana ayudaba Jin tenía que ir por un periódico, una revista o por el abanico que había conseguido para echarle aire hasta que la frente ajena perlada por el sudor se normalizaba.

Actualmente había tenido que cambiar su shampoo por uno de aroma a manzana muy sutil pues descubrió que cuando utilizaba otros de olores más fuertes, el alfa fruncía su nariz en desaprobación, ¿por qué aquello le importaba? Realmente no quería saber la respuesta.

Just One Belief [Kookjin]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora