7 Despertar (Stony)

104 3 2
                                                  

Multiverso: Omegaverse - Capitán América e Iroman (Steve y Tony) MCU


Un fuerte zumbido tenía a Steve aturdido y desorientado.

El cuerpo le dolía y sentía calor, mucho calor. La piel le hormigueaba y la ropa estaba pegaba al cuerpo seguramente por el sudor; algo no andaba bien, él no solía ponerse enfermo, no desde hacía mucho tiempo. Intentó abrir los ojos, pero eso fue una muy mala idea porque la cabeza comenzó a darle vueltas y casi vomita.

Respiró lento, tratando de relajarse, pasó unos minutos y fue sintiéndose un poco mejor, aunque la cabeza le dolía, el cuerpo pesado y la desorientación todavía estaba presente, poco a poco iba mejorando, sintiéndose más alerta.

¿Qué había sucedido?

No era nada fácil aturdirlo y el hecho de que por primera vez en muchos años se sintiera tan mal solo podía significar una cosa: habían logrado incapacitarlo de alguna manera con algo tan fuerte que su organismo se vio comprometido.

¿Pero qué sucedió?

Aún con los ojos cerrados, intentó recordar y las imágenes junto al conocimiento de los recuerdos fueron llegando a él logrando recordar lo importante. Había ido con su equipo al local "El Edén soñado" para liberar a un grupo de omegas que estaban siendo abusados en un lugar bajo la fachada de ser un lugar seguro. Habían rescatado a un grupo de veintitrés omegas cautivos, pero un camarero beta dijo que había alguien más retenido en la parte trasera del local. Sin pensarlo dos veces fue a rescatar a la víctima que no estaba en la lista previa que le había proporcionado su infiltrado.

Al entrar a la habitación indicada, todo se había vuelto oscuro después de sentir un abrazador malestar. Sin pensarlo llevó su mano hacia el cuello, tanteó la zona de la nuca y pudo sentir que tenía la piel sensible en ese lugar. Intentó pensar qué fue lo que usaron en él, pero no tenía ni idea.

El zumbido casi era inexistente, pero aun así, no quiso abrir los ojos todavía. Todo su entorno estaba tranquilo y en silencio, se movió un poco solo para sentir como si su cuerpo hubiera recibido una baja corriente, haciéndolo soltar el gemido quejumbroso.

—Después de todo, el gran capitán américa, no era tan indestructible cómo decían —habló alguien cuya voz se le hizo vagamente familiar.

Abrió los ojos y comprobó que si bien aún estaba algo mareado, ya no era tan fuerte, lo que significaba que lo que le hubieran hecho, estaba pasando su efecto. Sin embargo, el calor que sentía su cuerpo seguía haciéndolo sentir incómodo y extraño.

Miró a todos lados y pudo notar que estaba en un espacio algo amplio, un almacén tal vez. Había muchas cosas por todos lados y él estaba en un camastro algo sucio, ese lugar estaba poco iluminado. Se levantó con algo de esfuerzo sujetándose la cabeza más por reflejo del mareo que por dolor. Cuando estuvo seguro de que no vomitaría, prestó atención de dónde venía esa voz, dándose cuenta de que no estaba bien del todo. En circunstancias normales, primero hubiera buscado la fuente de voz que lo amenazaba antes de comprobar su entorno, quizás ambas a la vez.

Se sentía lento, demasiado para su propio bien.

Un movimiento leve llamó su atención frente a él, notando que en las sombras había alguien que lo estaba observando.

— ¿Quién...?

La sombra se movió un poco y la luz del foco del techo lo alumbró parcialmente.

Era Tony Stark, en persona.

Steve se quedó por un momento paralizado y algo confuso para después, pasar a estar atento total. Sus sentidos le decían que algo no estaba bien y que había un peligro latente. Su cuerpo cobró vida sintiendo que cada parte de él reaccionaba ante esa aparición.

Las curiosas formas del amor - Fictober 2019Donde viven las historias. Descúbrelo ahora