Inspiración, creatividad, estilo, oficio

140 23 58

Mis escritorios son algo caóticos por estas fechas. Tanto el escritorio de Windows como el físico. Uno lleno de notas organizando lo que voy a escribir y del software que voy a desarrollar y el otro con cajas repletas de carpetas que aún no desembalé tras la mudanza.

Como sea, estaba leyendo aquí y allá en wattpad y me encontré con una frase de @aladeriva que voy a usar como disparador de lo que quiero contar.

Aquí va:

"Por un lado dicen que la escritura es un proceso creativo y por el otro no se salen de los límites de la norma y se autoflagelan con una coma mal puesta.

Pero si no rompés la forma y creas tu propio lenguaje, ¿entonces para qué?"

@aladeriva dixit.

Coincido con ella, pero vamos a matizarlo. Vamos a ponerlo en contexto.

¿Por qué el contexto es importante? Porque no es lo mismo escribir para vender un libro que escribir porque me gusta.

Fuera de un contexto que lo enmarque, la frase de @Aladeriva, podría ser rebatida fácilmente. 

Pongo un ejemplo que le robo a José Antonio Millán de su libro "Perdón, imposible. Guía para una puntuación más rica y consciente" (RBA Libros, 2005)

El ejemplo dice:

Perdón imposible, que cumpla su condena

Es decir, la sentencia está firmada, no hay perdón posible. Que cumpla su condena.

Perdón, imposible que cumpla su condena.

Es decir, por lo que sea, estoy argumentando que su condena es imposible de cumplir.

Para mi es evidente que  no es este al contexto en que ella manifiesta la frase. Pero es solo un ejemplo donde el signo de puntuación lo es todo para determinar el sentido. Hay muchos ejemplos más. 

El tema de los límites que se imponen a la creatividad incluye las formas, llegando hasta los signos de puntuación. Y esto no parece estar bien. En realidad no lo sé. Solo es mi opinión. Pero la creatividad debería estar más allá de los límites. La creatividad debería pasar de los los límites, olvidarlos y solo ser eso: creatividad.

¿Quién puede dudarlo? Bueno, veo que siempre alguien levanta la mano.

¿La creatividad en nuestro caso puede estar contenida en algún contexto? ¿Existe algún límite que haya que imponer?

Creo que sí. Creo que, en nuestro caso, la creatividad estará limitada por nuestra percepción del receptor del mensaje.

Hace tiempo que le doy vueltas en la cabeza a este concepto, por lo que voy a explicarlo a modo de argumentación para defender mi postura (por supuesto, pueden opinar distinto y al final, el que quiera podrá rebatir mi argumentación... pero léanla toda antes de oponerse)  

Cuando escribo (en este caso puede valer para cualquier otra rama del arte) si me abstraigo del concepto del receptor del mensaje, la creatividad carece de límites.

Pero si meto este concepto en mi ámbito de creación, la creatividad rápidamente se encuentra en un corset: lo que escribo debe ser comprendido por "otro". Hay un receptor de mi mensaje. Y si el receptor no entiende mi mensaje ... ¿entonces para qué?

Si las formas (signos de puntuación incluidos) no permiten que mi mensaje sea comprendido entonces habré fallado en mi misión de transmitir un mensaje.

Que quede claro: quién escribe sin el concepto del "receptor del mensaje" tiene libertad absoluta.

No es mi caso. Yo he decidido que quiero escribir para el que me lee. Que quien me lea, entienda lo que lee.

Wattpad: es asi¡Lee esta historia GRATIS!