¡Mis disculpas!

86 22 29

Hola amigos

No pensaba estar ausente tanto tiempo, pero la verdad es que me colgué.

La mudanza, las refacciones y la puesta a punto de la nueva casa se confabularon con las fiestas para que esto sucediera.

En realidad, también apareció una idea en mi cabeza que se expandió hasta ocuparla totalmente. No había lugar para nada más. Me explico con un poco de historia.

Cuando me propuse dedicarme a escribir, pero de verdad, me encontré mandando artículos a revistas, escribiendo mi propio blog, mis cuentos y novelas. En resumen, un caos.

Era obvio que necesitaba ordenar todas esas tareas que, al fin y al cabo, eran la misma: escribir.

Por lo que busqué alguna herramienta que me ayudara en mi misión de escribir, pero, ¿cómo? ¿una herramienta? ¿escribir no es una tarea basada en la inspiración? Si y no.

Las ideas surgen en un momento de inspiración, cuando las musas te señalan con el dedo y las palabras fluyen de forma natural y todo eso.

Pero después es una tarea recursiva bastante mecánica. Quiero decir, clavar los codos en el escritorio, enfrentarse a la pantalla, tomar la brillante idea inicial en negro sobre blanco y aplicarle color. Primero un tono, luego el otro. Una tarea recursiva que vuelve una y otra vez sobre lo ya hecho, para darle un acabado que nos convenza.

No hay forma de dejarlo bien a la primera.

Por supuesto que todos conocemos historias de escritores famosos que tras escribir sus páginas gloriosas declararon haberlo hecho del tirón. Bien por ellos (si es que no mienten...). Pero yo no puedo. Vuelvo mucho más de una vez sobre el texto hasta que le doy de alta.

Pues bien, esa tarea está bastante bien soportada por un procesador de textos en el caso de un artículo o un cuento. Pero para una novela suele echarse en falta un poco más de potencia organizativa: una referencia rápida a personajes y locaciones, un vistazo general a como es la estructura de la novela, ¿cuantos capítulos? ¿en qué orden? ¿cuantas escenas por capítulo? ¿y si esta escena la cambio de capítulo? ¿o de orden? etc.

Cuando comencé. trabajé con 2 herramientas excepcionales para escribir y ayudarnos a organizarnos:

• Scrivener (una herramienta de pago) de la empresa www.literatureandlatte.com y

• Bibisco (con opciones gratuita y de pago) de la empresa www.bibisco.com

Las 2 herramientas me encantaron y superaron mis expectativas, pero tenía un problema con las dos: no trabajan en la nube y yo viajaba bastante en esa época. Así que iba con el portátil a todos lados y frente a un conflicto con el notebook, recuperarse utilizando una copia de seguridad siempre acarrea algún que otro problema.

En fin (¡que introducción más larga!) el hecho es que me pregunté ¿porqué no usar google docs?

Si bien se pueden crear carpetas y organizarlas, incluso agregarle distintos colores por categorías,  no es muy versátil haciéndolo.

El paso siguiente fue dado por mi cerebro mientras hacía la mudanza

• ¿por qué no desarrollar mi propio programa para organizar lo que escribo?

Y en eso estuvo mi cerebro dándole vueltas mientras terminaba de cambiarme de casa y trabajaba en las refacciones... y después de las fiestas me senté a desarrollar y poner por escrito las bases del nuevo programa. Me colgué solo con esa idea en la cabeza. Pero ya la baje a papel así que estoy mas despejado.

He calculado que me llevará un par de meses codificarlo y subirlo a la web.

Por lo que posteriormente a esas fechas, posiblemente para mediados de marzo, buscaré voluntarios que lo quieran usar para probarlo.

El único requisito será que tengan una cuenta gmail y espacio libre en Google Drive para guardar sus creaciones.

Bueno, nada mas, en resumen:  he regresado de las vacaciones y espero ponerme al día con mis escritos.

Un abrazo a todos y que tengan un Feliz 2019.

Wattpad: es asi¡Lee esta historia GRATIS!