Planes.

760 118 9
                                    

Estaría en casa por lo menos dos semanas. Se había lastimado el tobillo en un tonto brinco invertido que no supo clavar y su auto condena era el de permanecer pasivo dentro de la mansión.

Aquel era un día precioso con sus nubes arremolinadas sobre el cielo azul y los verdes jardines recién regados; bajo la sombra de un árbol Damian comía nieve de limón mientras analizaba las piruetas de su hermano y acariciaba a su amado danés Titus.

Solía ver como entrenaba Dick y muy secretamente se robaba los movimientos que el acróbata había aprendido con la receta del error.

-Estás más distraído de lo normal Little D- comentó el mayor sin verle realmente más que por el rabillo del ojo- ¿todo en orden?

-Si- miro en todas direcciones para comprobar que solo eran ellos dos en esos momentos- tú eres lo que se podría decir... un experto en las relaciones sociales y amorosas no?

-¿Qué si soy el maestro de la seducción? si, lo soy- se detuvo para acercarse a su hermano- ¿por qué? ¿Necesitas consejos?

-No seas estúpido Grayson yo no...

-Lo primero es dejar de hacer eso- respondió sentándose a su lado y del durmiente perro- a nadie le gusta ser insultado y más que llamar la atención haces que la gente se aleje.

-mmm- rezongo al verse descubierto.

-¿Le conozco?

-No.

-En ese caso trataré de adivinar... veamos, debe ser alguien que apesar de tu carácter te acepte tal cual y...

-Ya sabes quién es Grayson.

-Por fin te has decidido- le palmeo la espalda de forma cariñosa- llegar a él es facil, solo debes decirle lo que sientes y te aseguro que...

-No- le miro con algo que Dick interpretó como inseguridad- primero debo hacer que él sienta lo mismo, solo me ve como su amigo si le dijo que me... que... no puedo llegar y solo decírselo.

El primer Robin supo que esa conducta era admirable, tan tierno que se preocupaba de mas ante aquellos experimentados ojos. Dick clasificaba a Jon como un buen tipo, estaba casi seguro que de no aceptar los sentimientos de su hermano el superchico buscaría la forma para que su relación como amigos no menguara o que se sintiera desairado. Pero por lo visto aquello no estaba en la cartera de opciones que Dami podía aceptar.

El viento caluroso removió los cabellos de su hermano menor quien abrazaba sus rodillas y miraba hacia donde el canino se retorcía buscando una nueva posición; el acróbata admirando la imagen se preguntó "¿Cómo sería alguien capaz de rechazar a tan apuesto muchacho?". El hijo de sangre de Bruce era atractivo, con aquellos rasgos exóticos y toda esa amalgama de características de héroe.

-Bueno... tendremos que poner el práctica los "Cinco pasos Grayson para el amor"- giño un ojo y su joven hermano se sonrojo muy probablemente por el nombre que usó para denominar sus técnicas de ligue- los resultados van garantizados.

-Dios Grayson- se cubrió el rostro buscando que su vergüenza pasara como enfado- ¿porque siempre eres tan jodidamente raro?

-Quien diría que nuestro bebé de dieciocho años casi diecinueve se sonroja tan fácil- Dick le revolvió el sedoso cabello sintiéndose feliz por ser de ayuda en esos temas al más arisco de los Robin- muy bien Little D, pon atención que esta receta jamás me ha fallado...


Decir que eso era incomodo se quedaba corto. Su estupendo hermano tenía ese inigualable don para hacerlo sentir arrepentido y agradecido casi a partes iguales. La primera semana la pasaron planeando los siguientes movimientos del chico maravilla; nada era tan complejo como las confusas órdenes que recibía por parte de su padre pero el problema radicaba en que cada uno de los "Grayson-pasos para alcanzar el amor" eran por demás arriesgados. Cada uno y en su respectivo grado de complejidad resultaban sorprendentemente inmaliables para Damian quien carecía de todo tacto para relacionarse.

Camino como león enjaulado después de la última clase de su hermano, esa tarde la planeaba pasar al lado de Jon a quien no había visto por cuestiones de los Titanes.

Varias misiones se habían atravesado y ninguno había podido más que enviar mensajes de texto, pero ese fin de semana prometía ser diferente pues Starfire y Nightwing lo cubrieron para que éste descansará y qué mejor forma de hacerlo a lado de su mejor amigo.

Sol y tiempoDonde viven las historias. Descúbrelo ahora