Capitulo 10

15.4K 1K 3

~31 DE DICIEMBRE~

-...¿Cómo estás?

-Mal... –Sollocé. –La extraño. Se me hace raro despertar y no ir a su cuarto para desearle los buenos días...

-¿También lo extrañas a él?

-Si.Susurré como si alguien en la casa pudiera oirme. –Por muy raro que sea, también extraño a Dylan...

-Ay, amiga. Lo que tú tienes es...De fondo se escuchó la voz de Max diciendo que ya estaban preparados. –Bueno, ¿segura de que no quieres ir?

-Te lo agradezco, pero no.

-Está bien. Te quiero y feliz año.

-Yo también, y feliz año nuevo. –Respiré hondo dejando el teléfono sobre el sillón.

Estaba sola, muy sola y triste. No tenía padres ni hermanos ni tíos con los que poder hablar cuando me sentía como ahora. Ni siquiera Charlotte se encontraba conmigo en estos momentos.

Me levanté del sillón y caminé hacia la nevera para sacar del congelador un gran bote de helado. Me comeré esto hasta que llegue la hora de comerme las uvas...

•••

Luces de colores brillaban en el cielo festejando el año nuevo. La gente celebraba en la calle con sus familias y yo...

Yo solo me llenava una copa de vino que me habían regalado en la cesta de navidad del trabajo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

...Yo solo me llenava una copa de vino que me habían regalado en la cesta de navidad del trabajo.

Mi móvil sonó avisandome de que tenia un mensaje, pero no contesté hasta que no me bebí la segunda copa.

Sofia: Oliver, Max y yo te deseamos un feliz año nuevo 😘

Yo: Igualmente, espero que se lo pasen muy bien 😚

Dejé el móvil para empezar a llenarme la tercera copa hasta que el timbre de la puerta me sobresaltó. Confundida, caminé hasta ella y la abrí dejándome más confundida aun.

-¡Mamá!

-¿E-Ely...? –Sonreí de oreja a oreja para cogerla y abrazarla. –¡Te extrañé tanto, pequeña!

-Ella también, señora.Dijo Anna sonriendome. –Todos los días la llamaba.

Mis ojos se llenaron de lágrimas y volví a abrazar a mi hija. –Siento haberme ido así, pequeña. Pero ya no podía seguir viviendo allí...

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!