Extra IV

3.7K 319 20

¡Lo prometido es deuda! 🙌

PD: Avisarles que este extra está basado en cuando Elyssa aun era un bebé.

¡Disfrutad del capitulo!

¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤

~OLIVIA~

-¿Y ves este de aquí? Es tu padre haciendo el mono.

-¡Oye! –Reí al ver la cara que había puesto Dylan.

-¿Momo?

-Si, mono. –Le respondí a Elyssa mientras comenzaba a reír de nuevo.

-Que yo no me meto contigo.

-Pero es que sales haciendo el mono, Dylan. –Giré el álbum de fotos hacia él. –Admitelo.

Se acercó hacia nosotras para ver de cerca la foto y achicar los ojos.

-Pues si...

-¡Ves! –Solté otra carcajada.

-Dame eso. –Me arrancó, literalmente, de las manos el álbum para pasar la página.

-No te enfades...

-Yos, aun me acuerdo de este día. –Comentó ignorandome. –Fue cuando mamá me dijo que iba a tener un bebé y no me gustó para nada.

Me acerqué a él aun con Elyssa en mis brazos para ver una foto en la que salía Cristal más que feliz y Dylan de brazos cruzados.

-Se nota, se nota. –Comenté antes de que pasara la página.

Habíamos decidido viajar hacia la casa de playa para pasar el fin de semana los tres juntos. Por lo que ahora nos encontrábamos viendo un viejo álbum de fotos que me había encontrado en las estanterías de la habitación.

-Y aquí fue cuando supimos que era una niña y que se llamaría Lizzie.

-¿Por qué Lizzie? –Se encogió de hombros.

-Creo que fue por un gato que mi madre había tenido de pequeña...

-¿En serio? –Asintió riendo. –Es como si yo le hubiera puesto Charlotte a Ely.

-Exacto, pero tú gata sigue viva y la de mi madre ya estaba muerta.

-Oh... –Murmuré apoyando la cabeza en su hombro. –¿Sabes qué?

-¿Qué?

-Tengo hambre. –Comencé a reír al oír el soplido que había soltado. –Y te toca cocinar.

-Lo sé...

-Pues preparame algo rico en lo que le doy de comer a Elyssa. –Dije levantandome con ella en brazos para ir a la cocina y calentar el biberón ya preparado. –¿Tú también tienes hambre, princesa? –No contestó, simplemente apoyó su cabeza en mi hombro para bostezar. –Mmm... Eso significa que tienes más sueño que hambre.

Saqué el biberón del microondas para salir de la cocina y ver como Dylan seguía sentado en el sillón aun con el álbum en las manos.

-¿Dylan?

-Si, ya voy... –Murmuró algo melancólico. ¿Pero qué le pasaba ahora?

Decidí subir dejándolo solo para darle de comer a Elyssa en su habitación y acostarla a dormir en cuanto terminó.

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!