Extra III

6.4K 341 21

~ELYSSA~

"Querido diario:

¿Cómo estás? ¡Yo bien!

Quería hablarte de Marc, ¿te acuerdas de él? Es el amigo de papá que siempre viene a verme y ¡hoy no ha sido la excepción!

Hemos pasado toda la tarde jugando en el cuarto de los juguetes ¡y varias veces me dijo que estaba hermosa!

Es tan lindo... Creo que me gusta mucho, diario..."

-No que va, te gustaba mucho.

-¿Estás celoso? -Pregunté dejando el diario a un lado para saltar sobre mi novio. -Tendría unos seis años cuando escribí eso, gordi, era una niña.

-Una niña muy espabilada. -Me fulminó con la mirada mientras que yo reía.

Resulta que mamá me mandó a hacer limpieza general de mi habitación y yo decidí llamar a Klaus para que me ayudara.

-Espera que sigo leyendo. -Volví a coger el diario para pasar la página y leer otra fecha.

"Hoy Marc me llevó al centro comercial ¡Y nos lo pasamos bien! Fuimos a ver una película, a merendar..."

-Oye, Ely...

-¿Qué pasa ahora? -Pregunté cuando me interrumpió.

-Yo pensando ahora... ¿Ese no es el novio de tú tía Dakota?

-Si... -Murmuré mirando las hojas de papel mientras que hacia una mueca.

-O sea, que te gustaba el novio de tu tía.

-¡Yo lo conocí antes que ella! -Grité recordando aquella tarde en la que Dakota me había llevado al centro comercial y nos habíamos encontrado con Marc.

-¿Por qué lo dices así? -Preguntó achicando los ojos en mi dirección. -Te sigue gustando.

-Por supuesto que no. Es solo que me da rabia cuando lo pienso, nada más.

-Mentirosa.

-¡No me llames así! -Cerré el diario enfadada para volver a dejarlo en donde mismo lo había encontrado. -No me llames así, Klaus.

-Está bien, pero admite que te sigue gustando ese Marc...

-Estás loco ¿o qué? Que escribí ese diario con seis años, Klaus, por favor.

-Pero tú actitud...

-No quiero seguir hablando de eso. -Dije cortandolo para darle la espalda.

-Muy bien, adiós.

~OLIVIA~

-No seas idiota y dame eso.

-A cambio de un beso.

-¡Dylan! -Me quejé moviendo las manos.

-Mi beso.

-Que ya no tenemos veinte años.

-Mi beso. -Volvió a repetir haciéndome rodar los ojos para acercarme a él y darle un pequeño beso. -¿Ya está?
-¿Qué más quieres? -Le quité el chocolate en ese pequeño despiste para celebrar mi victoria.

-Si te dijera lo que quiero en estos momentos... -Abrí la boca para contestarle cuando alguien bajó las escaleras rápidamente y pronto vimos a Klaus dirigirse a la puerta.

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!