Capítulo 16

18 2 0
                                    

Eventualmente Kuroo lo hecho en falta, y no podía simplemente dejarlo solo, sabía que solo no era el mejor estado para Tsukki, por lo que le dio alcance y caminó con el en ese extraño silencio por un largo rato, hasta que no pudo contenerse más, incómodo con toda la situación. 

- Estás raro - Quería pasarlo bien, pero no podía relajarse del todo si sabía que Tsukki no estaba bien.

- Soy raro - respondió intentando bromear aunque resultó un poco más sombrío de lo que había esperado - estoy bien, no te preocupes por mi, disfruta las vacaciones.

- No puedo disfrutar las vacaciones si siento que tú no estás bien - suspiro.

- Sentémonos - pidió señalando la arena seca un poco más arriba. Sabia que tenia que ser sincero con su novio - deberia devolverme a casa... pensé que estaba listo para esto, pero no lo estoy y no se si alguna vez lo este... es, creo que es demasiado, mucha gente, muchas cosas pasando a la vez, personas que me incomodan más que otras, creo que simplemente no es lo mio y quiero irme a casa; pero tú deberías quedarte, son tus vacaciones, tienes que disfrutar, yo voy a estar bien en casa, le dije a Akiteru que se quede conmigo, para que no te preocupes y puedas relajarte de verdad.

- ¿De verdad crees que dejaré que te vayas solo? ¿Qué clase de novio crees que soy? - frunció el ceño - si estas incomodo entonces vámonos, fin del asunto - obvio que estaba triste, quería pasar un buen rato con sus amigos, beber hasta desmayarse porque luego no podría hacerlo, y siquiera había tenido la oportunidad de fumar hierba; pero el bienestar de su novio importaba más - vamos a la cabaña a arreglar nuestras cosas.

- ¿Que clase de novio soy yo entonces? - respondió apretando los puños, molesto consigo mismo, riéndose un poco de nuevo - es tu momento de distracción y solo te hice las cosas difíciles e incómodas, a ti y a todos con una boca muy grande y un carácter horrible...

- No has hecho nada malo y tu carácter ha estado muy controlado, me sorprende - le sonrió - solo vámonos a casa, ¿Si?

- Deberías quedarte... - insistió un poco más, porque realmente se sentía mal por todo eso, no sólo arruinaría las cosas para Kuroo, también para los demás.

- No me quedaré, no tiene objeto. Quería estar aquí contigo... Los chicos se quedarán, pondré el dinero para la cabaña de todos modos para que no haya problemas - le explico - vamonos, creo que podemos alcanzar el último bus a Tokio.

Dejó que Kuroo le explicara a sus amigos y el hablo con Yamaguchi para excusarse, siendo sincero con su amigo sobre las razones para irse y en un par de horas estaban de camino a Tokio. Tsukki se sentía imposiblemente deprimido mientras viajaban.

- Lo siento mucho Tetsu...

- No pasa nada, es lo mejor... El próximo años será duro y necesito estar descansado y allá seguramente dormiría poco y nada - tenía que darse ánimos, tratar de que su novio no notará lo desanimado que estaba y lo mucho que quería estar en el mar y nadar.

Sabía que Kuroo estaba mintiendo, intentando dar razones a algo que no sentia de verdad, asi que solo guardo silencio e hizo el viaje intercalando el apoyo de su cabeza en la ventana y en su novio. Sentía que tendria que compensarle como fuera.

Llegaron a casa agotados y sus dos mascotas los recibieron restregándose entre sus piernas, incluso Selva, así que se fueron a la cama temprano. Al menos esa nocheKuroo se durmió profundamente y parecía poder dormir mejor ahi de lo que había dormido la noche anterior en la playa.

Aun asi, los dias de vacaciones que quedaban, Tsukki los paso intentando hacer todo lo humanamente posible por mimar y complacer a su novio.

- Kei, basta - dijo al tercer día de atenciones que llegaban sin motivo - todo está bien, volvamos a nuestra vida normal, no necesitas compensarme nada.

LingerDonde viven las historias. Descúbrelo ahora