Capítulo 8

38 7 0
                                    

Me gustaría ser tu novio... - Kuroo tenía razón y de todas formas su mayor miedo era que el otro se aburriera de la espera tan larga.

- ¡¡Genial!! Pero esta vez iremos lento, con citas y conocernos bien -Tsukki tenía una distorsión de las relaciones afectivas, tenía que el ir marcando las pautas - y sin terceras personas, ¿Si? Si no quieres estar conmigo o quieres estar íntimamente con otras personas me lo dices y lo hablamos, ¿Bueno?

- No quiero a otras personas - respondió negando de inmediato con la cabeza - vamos a hacerlo a tu ritmo, tú sabes de estas cosas - lo mejor era dejar que Kuroo marcará las pautas - si a veces soy desagradable es porque me pongo a la defensiva cuando no entiendo las cosas... eso es todo, ¿Si?

- está bien, pero tú también tienes que participar, si no te gusta algo que hago, si no me doy cuenta de que estoy haciendo que te moleste tienes que decírmelo - lo atrajo hacia él - ¿Puedo besarte?

- Eres mi novio, claro que puedes - asintió sonriendo como un niño con un caramelo recién comprado , acercándose a él a la espera de un beso.

- Soy tu novio, pero tú cuerpo no me pertenece - quería aclarar eso enseguida, porque tenía la impresión de que Tsukki había sido abusado de alguna forma - si tú no quieres besarme estás en tu derecho de no hacerlo, no me querrás menos y por supuesto que yo no dejaré de quererte - le dio un beso pequeño en los labios - esto se aplica a la cama, si no quieres hacerlo no lo hacemos...

- Creo que aún tenemos un camino largo antes de llegar a tener sexo denuevo, así que no es algo de lo que debas preocuparte - respondió atrayéndolo del mentón para ser él quien lo besara, como diciéndole que entendía sus palabras, y Kuroo se dejó besar pero luego lo atrajo para dominar el beso.

- Te amo... te traje otro dinosaurio, un poco más grande -dijo al separarse y sacó de su mochila el dinosaurio que tenía un cartelito en el cuello que tenía escrito "rawr es te amo en dinosaurio" - Raaaawr! - le gruñó.

- Eso es horrible - respondió negando con la cabeza pero sin quitar el cartel, viendo de cerca la figura - tienes que dejar de traerme dinosaurios... eliges figuras coleccionables, estás gastando mucho dinero.

- Estoy trabajando medio tiempo en las noches, solo para mis gastos personales y tú eres mi gasto personal - beso su nariz y se abrazó a él - te amo.

- ¿Y en qué momento descansas? - alzó una ceja preocupado por él y cuando estuviera exigiéndose entre universidad, entrenamientos, trabajo y el.

- Es un trabajo en un Konbini, no va mucha gente y ahí aprovechó de estudiar, no me exige mucho, aunque el dueño dice que comenzó a haber más público desde que llegue.

- Eso es porque eres un chico muy atractivo - respondió sonriendo de medio lado - apuesto que está lleno de chicas comprando cualquier tontería para que las atiendas.

-No, van muchas señoras... son amables y algunas me regalan dulces - se rió - no conocí a mis abuelas así que creo que esto lo está compensando.

- Bueno, mientras las abuelas no te metan mano, está todo bien - bromeó mirando por sobre el hombro de Kuroo y tomando una decisión que esperaba fuera al menos algo sanadora - antes de volver al centro, quiero ShortCake. hace unos 5 años no lo como...

- Pensé que ya no lo comías -dijo un poco confundido y ansioso, tenía la impresión de que eso era algo importante.

- No lo hago - respondió sonriendo levemente - pero quiero hacerlo... la última vez que lo hice fue el día de tu accidente, lo llevaste porque era mi favorito, después de eso no pude volver a comerlo sin sentirme enfermo.

LingerDonde viven las historias. Descúbrelo ahora