Capítulo 1

138 12 0
                                    

No estaba exactamente seguro de cuántas veces se habían visto ya, si sabía que se habían conocido hace unos 3 meses en un campamento de entrenamiento y el moreno había comenzó a buscarlo casi de inmediato, apenas había tardado unas horas hasta el almuerzo para tener toda su atención en él. Como era de esperarse, se negó por completo a su cercanía las primeras veces, pero antes de que terminara el campamento habían terminado teniendo sexo en una de las bodegas donde guardaban los equipos. Kuroo quería más que eso, realmente quería a Tsukki, quería conocerlo, quería tener una relación con el, pero nunca habían podido llegar a concretarlo, principalmente porque Kei se negaba a ser algo más que amigos, aun cuando las cosas que hacían era algo que los amigos no hacían, al menos no habitualmente.

Kenma odiaba todo lo que tenía que ver con Tsukishima, como siempre parecía arruinar el buen humor de Kuroo con cada pequeña cosa que hacía, como en ese momento que lo miraba con el reproche pintado en la cara.

- No me mires así, esta vez estoy seguro que lograré tener una cita con él.

Iban al pequeño partido de práctica que tendrían con Karasuno y trataría de que el rubio del equipo rival aceptara salir con el. No se conformaba con el sexo rápido cada vez que se veían, quería ir al cine, y a comer helado o simplemente caminar juntos por un parque, quería ser su novio y tener una relación como un adolescente normal.

- ¿Por qué insistes tanto en el? - preguntó Kenma realmente sin entenderlo, tan contrariado al respecto que incluso había guardado su consola para mirarlo - es un grandísimo idiota.

- No lo es - frunció el ceño - o sea si, es un poco frío, pero no siempre es así-se corrigió enseguida- tiene la mirada de un niño que necesita cariño y yo quiero dárselo.

- Porque tienes esa necesidad de hacer sentir bien a la gente, es una tontería; al menos cuando se trata de alguien que te gusta y claramente no siente lo mismo por ti, sólo esta caliente contigo, cuando se le pase no va a volver a responder tus mensajes.

- Algo de cariño tiene que tenerme para aguantar los mensajes constantes que le envió, aunque me conteste pesadeces la mayor parte del tiempo. A veces hablamos... y bastante - dijo reflexivo - es un buen chico, sólo... sólo esta asustado.

- Sólo estas buscando excusas a tu enamoramiento, el idiota va a aburrirse y no volverás a verlo - sacó la consola de su bolsillo, molesto por lo preocupado que estaba de su amigo.

- Es posible, pero no quiero arrepentirme después, quizá logre que se interese un poco - dijo ahora más serio - quizás resulte algo, no pierdo nada con intentar.

- O podrías simplemente dejar de gastar energías en él y hacerlo en alguien que de verdad te ponga atencion - respondió negando con la cabeza - como sea, es tu vida y tu decisión.... - el tendría que recoger los restos tristes de su amigo luego.

- ¡Estas celoso! - bromeó para dejar el tema atrás, sabía que estaba gastando su tiempo y energía yendo detrás de alguien que quizás nunca lo tomaría en serio, pero algo le decía que Tsukki valía el sacrificio.

- Ahí está tu novio - cortó la conversación Kenma cuando entraron al lugar donde Karasuno ya esperaba.

Sonrió y le hizo un gesto al rubio el cual fue ignorado olímpicamente, pretendió que no importaba y fue a conversar con Daichi y luego a calentar con su equipo. Solo cuando fue pasando el pequeño revuelo de la llegada de gente nueva al lugar fue que Tsukki se acercó al moreno para saludarlo como si fuera cualquier otro de los chicos.

- Volviste a crecer - dijo al tenerlo más cerca - tienes que detenerte, ya me ganas por 2 centímetros - gruñó como si realmente le molestara.

- Solo piensas eso porque no nos vemos tan seguido - respondió negando con la cabeza - espero ganarles hoy, no tenemos tiempo ahora para perder, en especial en partidos preparatorios - ya quería saltarle encima, pero tenía que contenerse cuando estaban con toda esa gente alrededor.

LingerDonde viven las historias. Descúbrelo ahora