Capítulo 19

5.3K 796 85

¡¡Hemos llegado a las 400.000 lecturas!! :D

Alice había tenido una mañana un poco ocupada. Se tomó un respiro para acercarse a la habitación en la que Davy y Kai seguían trabajando en la máquina de los recuerdos. Había estado tan agobiada en un día y medio que ya tenía la misma expresión de amargura de Max. Incluso ellos lo notaron.

Estaban hablando de algo divertido, pero se callaron al momento en que la vieron, poniéndose serios.

—¿Cómo vais? —preguntó Alice, cerrando la puerta.

—Bien —Davy se incorporó torpemente—. Muy bien, de hecho. El sistema operativo ya vuelve a estar en marcha, pero... hay muchas cosas que tenemos que aclarar todavía.

—¿Por ejemplo?

—Bueno... —Kai habló cuando Davy lo miró—. Parece que hay diferentes clases de recuerdos para trabajar en ellos. Cada uno más difícil de encontrar que el otro.

—Voy a necesitar que seas más claro.

Kai estaba nervioso, era obvio. Miró a Alice significativamente y ella, sin saber muy bien por qué, supo al instante qué quería.

—Podéis usarme para probarla —ofreció.

Kai parecía aliviado. Señaló la camilla.

—Ven, ponte aquí. No... no haremos nada. Solo es para ver los recuerdos. Es mucho más fácil en alguien que ya ha usado esto.

Alice se tumbó obedientemente y dejó que le suspendieran encima de la cabeza la misma máquina que la otra vez. Sin embargo, esa situación era mucho menos tensa que la anterior. Kai estaba tecleando algo a toda velocidad mientras Davy ajustaba lo que Alice tenía encima de la cabeza.

—Los cerebros de los androides son mucho más sencillos que los humanos. Más fáciles de manipular.

—Vaya, gracias —murmuró ella, mirando al techo.

—Eh... perdón, Alice —él se puso rojo—. Verás, los humanos solo tenemos la memoria... bueno... humana. La que va evolucionando. Los androides tienen esa y la almacenada.

—¿La almacenada?

—Sí. La que heredan de los humanos. Es decir, los recuerdos que les han impuesto en el cerebro. La memoria humana va modificándose y avanzando... incluso puede llegar a cambiar en algunos casos. Pero la almacenada no. Se mantiene siempre igual. Y... bueno... eso es lo que queremos ver.

—¿Y ya puedes hacerlo?

—Creo que sería mejor esperar a que estemos completamente seguros de que no te pasaría nada. Si tocamos el botón equivocado, podrías perder todos los recuerdos, je, je...

Alice lo miró con los ojos muy abiertos.

—¿Cómo?

—No pasará —le aseguró Davy, colocándole la cabeza en su lugar de nuevo.

—El problema... —Kai giró la pantalla hacia ella. Había una serie de puntos rojos que Alice no entendió—. ¿Ves esto? Son tus recuerdos... bueno, los de la humana que la precedió. Es su memoria a largo plazo, la que aprovechan los científicos para los androides. Siempre la mantienen al margen para que el androide no se confunda. O lo intentan, al menos. A ver, puede haber excepciones y que el androide desarrolle habilidades parecidas al humano anterior, pero...

—¿Cuál es el problema? —lo cortó Alice al ver que se ponía a divagar.

—Ah, eso, sí... eh... verás, los recuerdos forman parte de la memoria sensorial... de la parte del cerebro que administra las emociones. En concreto, se llama memoria episódica. El caso es que, como está controlada por las emociones... bueno... al hacer que el sujeto, en este caso tú, Alice, las revivas... no solo vas a verlo. Vas a tener que sentirlo todo como lo sintió Alicia.

Ciudades de Humo (CORRIGIENDO)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora