Capítulo 22

24.3K 3.1K 2.3K

Harry estaba asustado.

Lo sabía porque Louis estaba en peligro, porque el que hablaba era un hombre peligroso, porque la lógica se lo decía.

Pero no sentía el miedo. De hecho, no sentía nada que no fuese la rabia asesina que le quemaba las venas como lava. Notaba su propia respiración, pesada, el hormigueo en sus manos y la ira, la ira de su parte más animal que insistía en destrozar lo que fuese que estuviese poniéndolo todo en peligro.

Cerró los ojos y tomó una decisión a toda velocidad. Sabía que era la primera y la última oportunidad que tendría; se humedeció los labios mientras elegía cuidadosamente las palabras.

"Y usted" dijo despacio, con voz ronca "Tiene algo que me pertenece a mí"

"¿Cree que puede esconder de mí a mi propio omega?"

Apretó los dientes.

No es tuyo.

"¿Cree que puede robarme dos años de trabajo y salir impune?"

"Señor Styles, sé que es un hombre inteligente. Le pido como un favor personal que piense en las consecuencias de lo que está haciendo"

"Los favores personales no son lo mío. Soy un hombre de negocios."

Le oyó soltar una risa irritada.

"Vamos a dejar a un lado las arrogancias. Quiero dejar una cosa clara; voy a hundirle la vida. Voy a destruir hasta el último pedazo de felicidad. Voy a hacer que se arrepienta de haber nacido"

Harry alzó una ceja.

"¿En serio cree que eso es dejar de lado las arrogancias?"

Le oyó respirar hondo.

"¿Qué coño quiere?" su voz sonaba más grave, y más amenazante. "¿Qué coño quiere, hijo de puta?"

"Quiero lo que me pertenece" dijo con tranquilidad "Barley's. Barley's a cambio de su omega"

John se quedó varios segundos en silencio. Harry notó cómo su estómago se retorcía lentamente.

Se lo está pensando.

Se lo está pensando.

"Quiero hablar con él"

"Eso no va a pasar"

"No pienso hacer nada hasta que no hable con él"

"Entonces me temo que no va volver a hablar con él, nunca más"

"¿Qué le hace pensar que no voy a entrar en cinco minutos por la puerta de su casa, agarrar a mi omega y pegarle un tiro?"

"Bueno" suspiró en voz baja, fingiendo reflexionar "a mí también me consta que es un hombre inteligente. Evidentemente, Louis ya estaría muerto para cuando entrase en mi jardín"

"No podría matar ni a una mosca, señor Styles"

"Pruébeme" colgó con brusquedad, pero sintió un ligero mareo al contemplar el teléfono en sus manos.

Ay, dios mío.

Louis.






Louis caminaba con rapidez por el pasillo, con el corazón latiéndole desbocado y las manos húmedas de sudor resbalando sobre el pequeño teléfono que aferraba.

PlayboyDonde viven las historias. Descúbrelo ahora