Capítulo 25

33.8K 3.5K 4.1K

"¿Dónde está Jake?" murmuró, preocupado, en cuanto llegaron a casa. Harry gruñó. Lo arrastraba escaleras arriba con tanta habilidad que Louis apenas sentía el suelo bajo sus pies.

"Con Liam"

"¿Quién es Liam?"

Pero Harry emitió un gruñido ronco por toda respuesta. Lo empujó con suavidad hasta que notó la pared contra su espalda, y se pegó entero a él hasta que lo único que pudo sentir fue la dulce presión de su cuerpo contra el suyo.

"Harry" insistió con dulzura, colocando las manos en sus mejillas. "Harry, ¿dónde está Jacob? ¿Quién es Liam?"

Él se estiró para presionar sus labios con los suyos, con rudeza. Louis hizo un minúsculo ruido de sorpresa, pero se recuperó rápido. Había pasado demasiados celos junto a Harry como para sorprenderse demasiado.

"Liam" había perdido la coherencia, pero todavía había un rastro de humanidad en él. "Está seguro. Está seguro"

Tragó saliva.

Ahora sí.

"Vale" lo tranquilizó, suspirando "Está bien."

"Ven" Harry todavía parecía furioso, y si no estuviese tan candentemente convencido de que jamás le haría daño, estaría asustado. Pero él se limitó a tumbarlo en la cama y gatear hasta quedar sobre él. Apoyó la frente en la suya sin abrir los ojos; su piel ardía.

"Voy a marcarte" repitió por enésima vez, con los dientes apretados. Louis rió en voz baja.

"Vale" susurró con indulgencia. "Ven, hazlo"


Harry no perdió ni un segundo más de los necesarios para arrancarle la ropa. Hundió el rostro en su cuello con un sonido casi lastimero. Louis se quejó en voz alta cuando lo mordió con firmeza, como una promesa de lo que estaba por venir, y él pareció reaccionar y se apartó de su cuello, presionando sus labios contra los suyos. Se deshizo contra él al instante, dócil.

Louis abrió las piernas con cuidado para dejar que se acomodase entre ellas. Estaba temblando; Harry pareció notarlo, porque sus ojos se enfocaron por un segundo.

"Lou" llamó en voz baja, con la voz rasposa. Negó con la cabeza.

"Estoy bien" su voz sonaba pastosa, pero tragó saliva y se esforzó por seguir "Estoy bien, es que... quiero... llevo mucho tiempo esperando..." se cortó, avergonzado, pero Harry no se lo permitió.

"¿Esperando qué?" sus manos se deslizaron bajo sus muslos, empujando con cuidado para separarlos. Sus dedos lo acariciaron con cuidado; Louis dio un respingo y abrió más las piernas, y Harry esbozó una sonrisa lobuna. "Estás tan húmedo que ni siquiera... ni siquiera, dios, ni siquiera necesitas mis dedos, ¿verdad?"

Louis respiró hondo. Era cierto; el olor de Harry le nublaba los sentidos, y la excitación le subía por la columna como electricidad. Seguramente estaría empapando las sábanas a esas alturas, pero no estaba dispuesto a reconocerlo.

No los necesito, pero me encantan.

"Sí" jadeó a duras penas "Quiero... quiero..."

Harry no esperó a que siguiera; empezó a empujar con dos dedos dentro de él, con el labio inferior entre los dientes. Louis gimió en voz baja, cerrando los ojos y notando sus músculos relajarse inconscientemente. Su omega lo dejó quieto y sumiso, confiando en que su alfa se ocuparía de todo, y no podía hacer otra cosa que no fuese respirar entrecortadamente, atrapado con el cuerpo de Harry entre él y el mundo.

"M-más" murmuró. Harry lo mordió con suavidad en el hueso de la cadera, haciéndolo sobresaltar. Sus dedos desaparecieron. Louis se quejó en voz baja, pero él no se inmutó.

PlayboyDonde viven las historias. Descúbrelo ahora