Capítulo 23

23.7K 3.1K 2.1K

Cuando el coche llegó y John se inclinó hacia él desde el asiento del conductor, Louis sudaba. Era un sudor frío que le empapaba la ropa y le hacía castañear los dientes, una sensación que había desaparecido como por arte de magia en la casa de Harry... y que no había echado nada de menos.

"John" murmuró. La ventanilla del automóvil se bajó dos centímetros. Louis tragó saliva.

No sabía cómo comportarse. Harry le había dicho que le había secuestrado, pero, ¿qué más? Había salido corriendo antes de oír nada más. No sabía qué esperaría de él. Un paso en falso y John desaparecería, lo mataría, o las dos cosas.

"¿Llevas micros?"

Se quedó quieto.

"¿C-Cómo?"

"¿Llevas un micrófono, Louis?" tronó él, y Louis gimió en voz baja, encogiéndose para taparse los oídos con las manos.

"N-no" respondió con un jadeo; se sentía como si le estuvieran sacando el aire de los pulmones al hablar.

"Sabía que el hijo de puta no te había secuestrado. ¿Te han enviado a espiarme? ¿Te ha enviado Styles a espiarme?" el tono alfa de su voz le dolía en los oídos; intentó taparse más los oídos, pero no tenía fuerzas.

"N-no" balbuceó, desesperado, casi sin darse cuenta de lo que decía. Se iba a caer, se estaba mareando.

"¿Te dijo que vinieras?"

Sacudió la cabeza con más fuerza.

"M-me he escapado, John." susurró. "Es cierto lo que te dijo"

"¿Te has escapado? ¿Sabe que estás aquí?"

"No. N-no sabe nada" dijo, tembloroso.

"¿Eso es verdad?" Louis respiró hondo "¿Eso es verdad, omega?"

"S-Sí" contestó con rapidez "Es v-verdad"

John pareció aplacado después de eso, pero no hizo ningún gesto reconocible; ni alegría, ni tristeza, ni preocupación, ni alivio.

Louis mantuvo su expresión neutral.

Si me pregunta algo más, estoy perdido.

Todavía sudaba, pero moriría antes que quitarse el abrigo y dejarle ver su estómago hinchado. Tenía un plan; uno desesperado y arriesgado, pero un plan al fin y al cabo.

"John" murmuró al final "¿Vas a llevarme a casa?"

Él no lo miró.

"¿Dónde está el niño?"

"Tuve que dejarlo atrás" murmuró. John frunció el ceño.

"¿Dónde está el niño?" gruñó, con la voz grave y agresiva. Louis se estremeció entero.

"Tuve que dejarlo atrás" repitió. "Es cierto"

Él no insistió, aplacado, pero su silencio era tan amenazante como lo habría sido cualquier respuesta.

Louis se apretó los bordes del abrigo donde lo tenía agarrado. Ahora sí que tenía miedo; John iba a oler a Harry en él; se había puesto una de sus camisetas bajo el jersey, pero eso no le preocupaba. Lo que le preocupaba era que oliese al bebé, por debajo de cualquier otro olor. Un paso en falso y estaban los dos perdidos. Tragó saliva.

Volvió a la realidad. John estaba hablando de algo.

"...engordado un poco. ¿Qué coño te daba de comer?"

PlayboyDonde viven las historias. Descúbrelo ahora