Capítulo 17

25.9K 3.5K 2.3K

                 

"Es una pesadilla" Louis respiraba con rapidez mientras corrían por el pasillo "Sólo es una pesadilla. Últimamente tiene muchas, no pasa nada"

Harry asintió, pero lo siguió cuando entró en la habitación. Jacob se desgañitaba bajo las sábanas, con las mejillas encendidas.

"Papi" alzó los brazos para que Louis lo abrazase. Acabó sentándose en la cama para estrecharlo contra él. "Papi"

"Ya pasó, mi amor" le besó la coronilla. "No pasa nada, estoy aquí."

Jacob apretó un puño en la tela de su camiseta, lloroso.

"¿No te vas?" le temblaba el labio inferior. Louis le secó las lágrimas, suspirando.

"No, Jake. No me voy a ningún sitio"

"¿Podemos quedarnos? ¿Te p-perdonó ya?"

Parpadeó.

"¿De qué hablas, cariño?" le pasó una mano por la frente; ¿le había bajado la fiebre? ¿Estaba un poco más templado que antes de dormir? ¿Debía destaparlo?

"Papá" Jacob alzó una mano para señalar a Harry, que seguía observándolos de pie "¿Te va a perdonar?"

Louis tragó saliva.

No pensó que fuera a recordar esa conversación del día anterior, corriendo de taxi en taxi y respondiendo a preguntas sin pensar demasiado.

Y desde luego, no pensó que fuera a recordársela delante de Harry.

"Yo..." balbuceó. Se sintió enrojecer; era lo último que le apetecía explicar en aquel momento. Pero Harry no se inmutó.

"Espera. No tardaré" murmuró para su alivio, saliendo de la habitación. Louis se volvió hacia Jacob, que ocultó el rostro en su pecho, sin esperar respuesta. Parecía más tranquilo; su respiración se calmaba por momentos.

"Tenemos que irnos, ¿verdad?" susurró con la voz pastosa. Louis respiró hondo y le acarició el pelo oscuro, suspirando.

"Sí" murmuró.

"Papá no nos quiere"

Se le cortó la respiración; un cuchillo invisible le bajó por la garganta. Podía sentir el dolor latente, pesando en sus huesos durante cinco años, afilado y profundo y constante. La ausencia de Harry lo perseguía hasta en sus sueños, sangrante. Y ahora, en una casa empapada de su olor, de su presencia, Louis acariciaba la vida que Harry se había construido poco a poco, extraña, maravillosa y aséptica como una película.

Se sentía como una pieza de un puzzle que Harry ya había tirado.

Su hijo tenía razón.

"No digas eso" se separó de él para mirarlo, firme. "Eso no es cierto, ¿me has oído?"

Su hijo no se inmutó.

"No nos quiere y no te perdona" insistió con tristeza "Quiere que nos vayamos de su casa."

"Jake" lo interrumpió, sintiendo un nudo en su garganta que crecía a cada momento., doloroso "Papá nos quiere, pero está casado y tiene a su mujer, y ella se enfadará si nos quedamos aquí. Te dije que sólo nos quedaríamos un día, ¿vale? Ahora tenemos que irnos"

Jacob parpadeó, sin dejarse impresionar.

"¿Por qué se enfadará?"

Cogió aire.

"Porque esta es su casa, y nosotros..."

"¿Molestamos?"

"Claro que n..." empezó a decir, pero la puerta se abrió a sus espaldas, sobresaltándolo.

Playboy¡Lee esta historia GRATIS!