Capítulo 4

29.9K 4K 3.5K

Harry colgó con el corazón en un puño. Louis lo miraba con preocupación desde la cama.

"¿Estás bien?"

Negó con la cabeza despacio.

"La... han comprado" murmuró para sí. Louis se irguió en la cama con brusquedad.

"¿Han comprado qué?"

Harry se pasó una mano por el pelo, intentando respirar con tranquilidad.

Dos años.

Dos años de trabajo.

Ni siquiera había acabado la carrera cuando había decidido comprar Barley's.

Ni siquiera le habían llamado de Gekko para ofrecerle un puesto de trabajo.

Se había esfumado todo.

Acababa de perder 54 millones de dólares.

Cerró los ojos y respiró hondo. Sus pulmones se llenaron despacio, obedientes. Olía a Louis, a ropa usada y a celo. Olía a casa.

"Dios" masculló, casi para sí "Dios"

"¿Qué ha pasado, Harry?"

Parpadeó despacio.

"Han... comprado Barley's" acabó diciendo, con la boca seca. Louis tragó saliva. Casi podía ver sus ojos azules humedeciéndose.

"¿Qué?"

"La han comprado. He llegado tarde"

Louis abrió la boca.

"Es culpa mía" borboteó al instante "Es... es culpa mía, yo te pedí que te quedaras, yo..."

"No" lo interrumpió al instante, antes de que pudiera seguir "No, no es culpa tuya, Lou. No podría serlo"

Entró en pánico al ver lágrimas en sus ojos; se levantó con rapidez y se sentó en la cama junto a él.

"T-tenías que ir a eso" empezó a tartamudear "se suponía que ibas a comprar esa empresa y... y hacer cosas de ejecutivo. Y has trabaj-ado mucho, y yo lo he estropeado todo."

"Louis" lo interrumpió, con la voz gastada "Para. Por favor. No ha... no ha sido culpa tuya, ¿de acuerdo? Debería haberme acordado. Debería haber tenido cuidado con el teléfono. Es culpa mía, es... mi responsabilidad. No te preocupes."

Él sacudió la cabeza; no parecía estar escuchándolo.

"Sabía que... sabía que no debía llamarte, que no debía met-terme en tu vida, y..." se cortó.

"No" intervino, hablando con toda la suavidad que pudo reunir. "No digas eso. Yo... me alegro de que me hayas llamado, Louis"

"Cómo puedes decir eso" hundió el rostro entre las manos; Harry se las apartó con suavidad, y había brillantes regueros de lágrimas en sus mejillas cuando lo miró.

"Escúchame" insistió "Te prometo que no estoy enfadado. No es culpa tuya. Tengo que irme ahora, pero voy a volver, ¿de acuerdo? ¿Vas a esperarme?"

Él negó con la cabeza.

"M-Márchate" balbuceó. "No vuelvas. Ya no es seguro"

Frunció el ceño.

"¿...Ya no es seguro?" repitió, pero él sacudió la cabeza de nuevo.

"Ve. Vete" lo urgió, empujándolo hacia su ropa. "Ve a... no sé, lo que sea que hagas..."

Suspiró.

"Sólo es una reunión para controlar daños" dijo, tranquilizador "No durará mucho. Volveré contigo, ¿vale?"

Louis negó con la cabeza de nuevo.

PlayboyDonde viven las historias. Descúbrelo ahora