62

435 50 16
                                    

Anna Collins Pov.

No dormí mucho anoche pensando en Finn... sé que lo que les dije ayer a los chicos no es que les haya dado mucha gracia en especial a él, en parte eso me hizo sentir un poco culpable.

—Linda —la rubia me tocó el hombro así que la miré, a ella y a Peter— ¿pasa algo cariño?

—¿Todo bien? —preguntó mi hermano.

Woah, se siente extraña esa palabra.

—Si —me encogí de hombros— solo que no dormí mucho anoche.

—Oh...

—Pero no se preocupen, estoy bien —ambos compartieron una mirada— en serio.

—Dígamos que te creemos —murmuró Peter.

—Aún así si deseas hablar con nosotros ten en cuenta que te escucharemos —me sonrieron.

El pelirrojo nos invitó a ambas a desayunar, al principio no sabía una buena idea pero Rose dijo que él solo trataba de recuperarme de la poco y que era comprensible que quisiera pasar tiempo conmigo, aunque de igual forma si yo no quiero nadie puede obligarme, debo hacer las cosas a mi tiempo.

Esa es una de las cosas que me gustan de Rose, no es alguien que presione a las personas y siempre tiene en cuenta lo que ellas piensen y lo que ellas quieran, aún así se trate de niños, no nos hace menos solo por tener menos años que ella.

—Iré a traer café —se levantó de la mesa— ¿ustedes quieren algo? —la rubia y yo negamos —ya regreso.

Cuando Peter se alejó sentí la mirada de Rose sobre mi, como si me diera a entender que ella sabe que me sucede algo.

—¿Se trata de Finney? —preguntó— ayer lo vi muy distante.

—No es solo eso, sabes? —murmuré— no sé si sea buena idea irme, pero la idea de quedarme en este pueblo... —suspiré— la verdad, no me gusta estar aquí.

—Te comprendo.

—Yo agradezco mucho todo lo que han hecho por mi, en especial tú Rose, pero el estar aquí...

—No me debes ninguna explicación, yo entiendo —tomó mi mano— aquí viviste algo horrible, y es normal que quisiera huir del lugar donde tanto daño te han hecho.

—Aveces pienso que solo tú entiendes —me sonrío.

—Cielo, no está mal pensar en uno mismo de vez en cuando —murmuró con calidez— haz lo que creas que es correcto.

—Gracias...

Peter volvió unos minutos después y seguimos hablando de cualquier cosa, en especial el y Rose, extrañamente tienen bastante en común y más extraño aún... él es tan distinto a la última vez que, tan correcto... fácilmente podría creer que es otra persona y que nada de esto es real, pero si lo es.

Pasamos el resto del día juntos los tres, si soy honesta... me divertí, por un momento se me olvidó toda la mierda que traía en la cabeza y creo que eso me hizo un poco de bien.

Me quedé pensando en muchas cosas al regresar a casa, es decir, Rose tiene razón, no está mal pensar un poco en mi algunas veces, no está mal intentarlo...

No quiero perder a los amigos que hice aquí, son demasiado importantes para mí, en especial Finn, aunque... él es más que solo un amigo.

Pero somos simples adolescentes, tenemos demasiadas cosas por vivir y afrontar aún y no todas esas cosas las puede solucionar el amor, por mucho que lo parezca, no lo es todo.

Has llegado al final de las partes publicadas.

⏰ Última actualización: Feb 29 ⏰

¡Añade esta historia a tu biblioteca para recibir notificaciones sobre nuevas partes!

₊˚⊹⋆.   𝐿𝑎 𝐶ℎ𝑖𝑐𝑎 𝐷𝑒 𝐿𝑎 𝑃𝑎𝑡𝑖𝑛𝑒𝑡𝑎   𓂃 ࣪˖   ᵀʰᵉ ᴮˡᵃᶜᵏ ᴾʰᵒⁿᵉDonde viven las historias. Descúbrelo ahora