51

2K 189 61
                                    


Viviendo con la ilusión de golpearte
donde más te duele.

Devuélveme mi niñez, fue mía primero.

Y estoy segura de que jamás hubiese
bailado con el diablo...


Anna Collins Pov.

Me había preparado mental y emocionante para este momento desde la mañana y ahora es el momento de por fin hablar, aún así estoy nerviosa.

-Bien Anna, estás lista?

Suspiro tratando de calmar mis nervios.

-Lo estoy -afirmo- acabemos con esto.

-Entonces, te escuchamos

-Pues...

Flash Back.

Narradora Omnisciente.

En una habitación pequeña y oscura la niña pelirroja abría lentamente los ojos, no entendía bien que acababa de suceder, se encontraba en un estado de confusión y algo de miedo. Más bien, mucho miedo.

-¿Qué mierda? -se encontraba acostada en una cama de esas plegables, no entendía nada ni recordaba el como había llegado ahí exactamente.

Se tocó la nariz dándose cuenta de que esta había sangrado bastante y la cabeza le daba vueltas, lo último que recordaba era haber ayudado a aquel hombre extraño y forcejear con él.

-Que hijo de perra -murmuró para si misma, limpió la sangre de su rostro y se levantó yendo directo a la puerta.

Al estar a sólo pasos de esta se dió cuenta de algo, una cosa de acero se había adueñado de su pierna derecha, una cadena ¿Qué demonios? La niña estaba literalmente encadenada a la cama.

-Nonono... -empezaba a entrar en pánico, lo cuál no era nada conveniente- esto no está pasando, esto no está pasando...

Volvió de regreso a la cama, ni siquiera se molestaría en intentar abrir la maldita puerta ya que lo más seguro es que esta estuviera cerrada.

Se sentó en la cama abrazando sus piernas y amacandose de un lado al otro, todo su cuerpo temblaba cual gelatina, no entendía que le estaba sucediendo pero podía jurar que era la sensación más horrible que había experimentado antes.

Un dolor punzante se apoderó de todo su cuerpo, especialmente de su pecho ni siquiera podía sollozar ya que el nudo que se hizo presente en su garganta no se lo permitía. Le costaba respirar, no hacía ninguna especie de ruido, las palabras no salían de su boca. Sentía que en el momento en el que tratara siquiera de decir algo gritaría de desesperación y no habría poder sobre la tierra que pudiera calmar su llanto.

Las lágrima caían por sus mejillas y su temperatura corporal había bajado considerablemente, se sentía helada, apenas podía moverse así que hizo lo único que sé le ocurrió en ese momento, morderse el labio y clavarse las uñas en los brazos descubiertos.

Todo tipo de cosas pasaban por su mente, el miedo no la dejaba razonar correctamente más la situación en la que se encontraba, pareciera que en cualquier momento fuese a morir ya que era eso lo que sentía, que moriría.

Tal parece era esto a lo que las personas llaman
"Ataques de pánico" ahora sabía lo que se sentía, y no se lo desearía ni a su peor enemigo.

¿Acaso la matarían, entre cuantos estaban? Solo deseaba que todo fuese una pesadilla horrible de la cuál necesitaba despertar o moriría de desesperación, miles de cosas pasaban por su mente, posibles escenarios en los que la mataban de la manera más cruel y dolorosa posible.

₊˚⊹⋆.   𝐿𝑎 𝐶ℎ𝑖𝑐𝑎 𝐷𝑒 𝐿𝑎 𝑃𝑎𝑡𝑖𝑛𝑒𝑡𝑎   𓂃 ࣪˖   ᵀʰᵉ ᴮˡᵃᶜᵏ ᴾʰᵒⁿᵉDonde viven las historias. Descúbrelo ahora