04

11.7K 958 653
                                    

Anna Collins Pov.

Llevo una semana en esa escuela, los primeros días todos parecían estar muy interesados en mi pero después de ver que no iba a responder a sus preguntas o decir más allá de un simple "hola" al fin me dejaron en paz. Odio aún más las matemáticas, tuve clase de matemáticas dos veces esta semana y parece que así van a ser las siguientes, me dejaron unas ecuaciones que claramente no hice ya que no tengo idea de como.

Estoy en una banca del patio de la escuela leyendo unos apuntes. Falta media hora para la clase de matemáticas, no tiene caso, esta maldita ecuación es muy difícil para mi cerebro. Suspiro y me levanto de la banca, paso casi todo el tiempo en la biblioteca así que ahí voy ahora.

Comienzo a caminar adentrándome al edificio, aún tengo unas cuantas miradas sobre mi pero no es nada que me interese, a excepción de una, una que estoy sintiendo justo ahora. Dejo de caminar y volteo, no hay nada pero yo sé que está ahí en algún lugar.

Me giro otra vez para seguir mi camino y escucho sus pasos silenciosos detrás de mi ¿Por que me sigue? Suspiro rodando los ojos y me vuelvo a parar.

-¿Por qué me estás siguiendo, Finn Blake?

Me giro y está parado ahí tieso como un palo.

-¿Eh? Pfff que? No -dice- yo no te estoy siguiendo.

-¿Ah si? -cuestiono.

-Si, yo por qué te seguiría? -dice.

-No lo sé, eres quién me estaba siguiendo -digo.

-Bien tú ganas -dice.

-Lo sé -digo seria-, por qué lo hacías, se te ofrece algo?

-Si, en realidad si -dice- encontré esto en el patio -saca de su mochila un cuaderno, mi cuaderno.

-Mi cuaderno de matemáticas, por qué lo tienes tú? -pregunto.

-Es que vi que no lo guardaste, y como tenemos clase de matemáticas en media hora decidí traertelo.

-¿Entonces aparte de seguirme también me espías?

-No claro que no -dice rápido- solo te vi por casualidad y vine a devolvértelo.

-Oh ya veo, gracias -digo extendiendo mi mano y me entrega el cuaderno- algo más?

-No nada más -dice.

-Okay gracias, Blake -digo y me doy la vuelta, doy unos cinco pasos y escucho:

-Oye espera -me detengo y doy vuelta.

-¿Si?

-Sin querer vi que no resolviste las ecuaciones de matemáticas -dice, parece nervioso- así que si quieres...

-¡Oye marica! -escuchamos decir a tres chicos que estaban detrás de nosotros, ya los había visto varias veces molestando a Finn.

-Oh no -dice claramente asustado.

-Ahora no está el tarado de Robin para defenderte -dice uno de cabello largo.

-Pero parece que tu nueva novia lo hará, o no Finney? -dice otro pero este tiene el cabello rojo.

-¿Qué tal si nos divertimos un rato? -dijo un tercero. Juzgando por sus miradas ya sabía lo que sucedería.

-Corre -le digo y me mira- ¡No te quedes ahí como estúpido, corre! -digo y ambos salimos disparados hacia no sé bien dónde.

Ellos nos perseguían mientras que nosotros corríamos a más no poder, tropezamos y caímos unas cuantas veces pero aún así seguimos corriendo hasta entrar al laboratorio.

-Ahí -digo señalando el gran escritorio para escondernos detrás de este, así lo hicimos hasta que los escuchamos entrar.

-La zanahoria y el marica -dice uno.

-¿Donde estarán? -dice otro.

-¿Qué hacen aquí ustedes? -escuchamos una voz, era el de una de las secretarias- No deberían estar aquí, vengan conmigo.

Escuchamos como protestan y maldicen pero aún así salen, Finn abandona nuestro escondite gateando hasta asegurarse que se fueron, por otro lado yo comienzo a sentir como el aire me empieza a faltar.

-Se fueron, eso estuvo cerca -vuelve junto a mi y me ve- Oye... ¡¿Oye que te sucede?!

-Mi... inhalador... -digo como puedo, Finn me saca la mochila y empieza a buscarlo sacando todo a su paso hasta que por fin lo encuentra.

-Toma -me lo da.

Me inclino un poco hacia atrás mientras lo coloco entre mis labios, aprieto el botoncito que tiene e inhalo lo más que puedo, después de unos segundos ya estoy mejor.

-¿Y... te sientes mejor? -me pregunta a lo que yo asiento varias veces- em, lamento haber tirado tus cosas -dice apenado y las empieza a recoger y guardar en mi mochila.

-No, descuida -digo- gracias por haberme ayudado.

-No hay de que -se levanta y me tiende la mano, dudo un momento y al final la acepto para que me ayude a levantarme.

-Hay que salir de este lugar o nos vamos a meter en problemas -digo, él me da la razón y salimos de ahí con cuidado de nadie nos vea.

Caminamos juntos por el pasillo, hasta que yo me detengo y él hace lo mismo.

-¿Por qué no sólo me llamaste para devolverme el cuaderno? -pregunto.

-Ah... es, es que no me atrevía -dice rascando su nuca.

-¿Por qué no? -pregunto otra vez.

-Es que, apenas dejas que te saluden y tenía miedo de que solo me ignoraras o...

-¿O... que te mandara a la mierda?

-Puede que si -se encoge de hombros.

-Si, te entiendo -digo- mi actitud no es la mejor que digamos.

- No es eso, solo que intimidas a simple vista -dice.

-Si, lo sé -digo- por cierto, que era lo que íbas a decirme antes de que llegaran esos idiotas? -pregunto curiosa.

-Ahh si, verás, sin querer vi tu cuaderno y noté que no habías realizado los ejercicios que nos habían dejando -dice y asiento con la cabeza- me preguntaba si... quieres ayuda con eso?

-¿Me ayudarías con matemáticas?

-Claro, soy bueno y te puedo explicar.

-Aún nos quedan quince minutos -digo.

La verdad la ayuda de Finn no me viene mal, fuimos a la biblioteca ya que ahí es más tranquilo y me ayudó con los ejercicio, los terminamos en diez minutos, Finn es bueno explicando.

- Gracias por la ayuda Blake -digo guardando mis cosas.

-No hay de que, cuando quieras te puedo ayudar -me sonríe.

Los dos guardamos nuestras cosas y nos dirigíamos a la clase de matemáticas, en el camino hablábamos un poco, la verdad es raro hablar con alguien más después de cierto tiempo.

-¿Por que no vino Robin? -pregunto.

-Es que se sentía algo mal, el lunes vendrá.

-Oh claro -entramos a la clase- cuando lo veas, dile que mi nombre es Anna -digo mirándolo por última vez para después ir a mi respectivo asiento.

-Seguro, Anna -lo escuché decir.

₊˚⊹⋆.   𝐿𝑎 𝐶ℎ𝑖𝑐𝑎 𝐷𝑒 𝐿𝑎 𝑃𝑎𝑡𝑖𝑛𝑒𝑡𝑎   𓂃 ࣪˖   ᵀʰᵉ ᴮˡᵃᶜᵏ ᴾʰᵒⁿᵉDonde viven las historias. Descúbrelo ahora