39

5.1K 587 994
                                    

No comparezcas a los muertos... compadece a los vivos. Más a aquellos que viven sin amor...


Anna Collins Pov.

Estoy en una especie de plaza, creo que la he visto antes pero no lo sé, me encuentro sentada en una especie de columpio para dos o más personas... miro al frente mientras muevo mi pie suavemente para impulsar el columpio.

El lugar es bonito, hay césped, árboles, etcétera... todo es tan tranquilo y neutro... como si los sentimientos o emociones fueran algo casi inexistente aquí, es extraño, pero tranquilo.

Es como si en este lugar pudiera reflexionar acerca de toda mi vida simplemente miserable por qué para lo único que soy buena últimamente es para odiarme a mi misma por muchas cosas acerca de mi persona.

-Hey...

Tras escuchar esa voz, volteo y juro que no puedo creer lo que mis ojos están viendo ahora... yo ya me estoy volviendo loca.

¿Él... que hace aquí él?

¿Qué hago aquí yo?

¿Qué demonios es este lugar?

-¿Lindo lugar cierto? -dice y yo solo me quedo en silencio sin despegar mi vista de él- ¿te molesta si me siento contigo?

-Eh... -carraspeo- n-nono yo... seguro, adelante.

Se sienta al lado mío, se ve muy diferente a cuando lo vi aquel día, ahora se ve... ¿Bien? A lo que me refiero es que parece estar calmado, trae el mismo corte de pelo pero más prolijo, no está despeinado... creo que tiene un cabello genial, incluso mejor que él mío.

Recuerdo que ese día traía una chaqueta gris, hoy tiene una de color rojo casi anaranjado, le queda bien... en ese momento tal idea no podía pasar por mi cabeza, pero creo que ahora sí.

Es muy guapo.

Bueno no lo sé... se ve guapo.

Se ve tranquilo, en paz.

-Si sigues viéndome así, creeré que te gusto -me voltea a ver- y voy a ilusionarme.

-Repartidor...

-Billy -me extiende la mano- soy Billy Showalter.

-Das la mano, que raro -sonríe- creí que no querías que te llamaramos así -digo y acepto su mano, nos damos un cálido apretón en forma de saludo y después me suelta.

-Si bueno... creo que aveces la gente puede cambiar -dice y mira al frente- he cambiado en algunos aspectos en este último tiempo.

-¿Ya recuerdas algo? -pregunto- quién eres.

-Más o menos, algunas cosas todavía están muy confusas en mi mente.

-Entonces no tienes algo más allá de recuerdos vagos.

-Creo que si, aunque hay uno que... está muy claro.

-¿En serio, cuál?

-Cuando te conocí -dice y sonríe tratando de ocultar su rostro ligeramente... ¿rojo?

𝐿𝑎 𝐶ℎ𝑖𝑐𝑎 𝐷𝑒 𝐿𝑎 𝑃𝑎𝑡𝑖𝑛𝑒𝑡𝑎 ᵗʰᵉ ᵇˡᵃᶜᵏ ᵖʰᵒⁿᵉDonde viven las historias. Descúbrelo ahora