38

4.7K 576 609
                                    

Anna no te gusta, Finn.

Finn Shaw Pov.

-Vamos Finn...

-Dos días, Robin -digo jugando con mis dedos- ella no despierta...

Han pasado dos días desde que le dieron el alta a Robin, todo esto nos tiene jodidos en serio, fuimos muchas veces a la estación de policía a declarar todo lo que pasamos... Robin está raro, no quiere tocar el tema en absoluto, y la verdad es que yo tampoco.

En cuanto a Anna... ella no despierta, ahora mismo estoy con Robin en el hospital para poder verla al fin, Gwen fue a la escuela... Robin y yo aún no hemos regresado pero si todo sale bien tal vez volvamos en las próximas semanas, depende mucho de lo que suceda más adelante.

-Hola chicos -volteamos y vemos a la oficial, digo, a Rose.

-Hola -décimos al mismo tiempo.

-¿Como se han sentido? -pregunta sentándose con nosotros.

Rose es realmente muy buena, se preocupa por nosotros y se hizo amiga de Gwen al parecer, y hablando de eso... mi hermana me ha dicho que ha soñado con ella estos días, ha sufrido mucho...

Le pedí a Gwen que trate de soñar con Anna, pero nada, ningún sueño. Maldición...

-Hemos estado bien -dice Robin- ¿Y tú...?

-Pues... bien también -dice soltando un suspiro.

Los tres somos unos mentirosos, eso se nota a kilómetros.

-¿Rose, cuando podrémos ver a Anna? -pregunto.

-También quisiera saberlo, no sé que está sucediendo- dice y suelta un suspiro- ella simplemente no responde... estoy preocupada.

Solo me levanto y voy hacia una ventana que tenemos em frente de nosotros... tengo miedo y en parte estoy molesto conmigo mismo, ella está así y en parte es por mi.

-Finney... -volteo y veo a la oficial a mi lado- estás asustado, y lo entiendo -pausa- también estuve en la misma situación.

-Es que... yo -mi voz se va quebrando poco a poco- no quiero que Anna se vaya.

-Lo sé -pone su mano en mi hombro- los dos vinieron cosas horribles juntos, ella debe importarte mucho.

-La amo...

Rápidamente me doy cuenta del peso que tienen mis palabras.

-Ella se volvió alguien importante para mi, así que.

-No tienes que sentir vergüenza por el hecho de sentir algo por alguien -dice la oficial- hagamos algo.

-La escucho.

Me mira por un momento... más bien solo tiene la mirada fija en mi dirección, como si por un instante se hubiera desconectado del mundo.

-Vayan a casa tú y Robin -dice al fin- cualquier cosa que suceda prometo avisarles.

-Mm yo no...

-Chico, haz estado aquí toda la mañana -dice, y la verdad es que tiene razón- también ustedes necesitan descansar.

En eso tiene razón, los últimos dos días no he dormido muy bien que digamos y siempre estoy aquí esperando que salgan y digan al fin que Anna despertó, aún tengo esperanzas de que lo digan.

-Bien -suelto un suspiro pesado.

-Llamaré a sus padres.

El tío de Robin vino a recogernos y mi papá ya fue avisado de que estaré en casa de Robin... en el camino la verdad todo fue silencio, nadie tenía ganas de decir absolutamente nada.

𝐿𝑎 𝐶ℎ𝑖𝑐𝑎 𝐷𝑒 𝐿𝑎 𝑃𝑎𝑡𝑖𝑛𝑒𝑡𝑎 ᵗʰᵉ ᵇˡᵃᶜᵏ ᵖʰᵒⁿᵉDonde viven las historias. Descúbrelo ahora