32

8.2K 817 1K
                                    

I think i'll miss you forever
Like the stars miss the sun in the morning sky...



Anna Collins Pov.

Miro a Finn de reojo mientras me preparo mentalmente para lo que pase en tan solo segundos, la puerta se abre por completo dejando ver a la persona detrás de esta. Al verlo, mi corazón se para por una milésima de segundos... no puedo creerlo.

-Max...

-Anna -dice claramente sorprendido- no, puede, ser. Sabía que me estaba ocultando algo aquí abajo, pero no puedo creer que fueran ustedes.

‐Por favor ayúdanos -dice Finn- tienes que llamar a mi padre o hermana

-Tranquilos no está aquí, está trabajando -dice- so-soy Max, el tío de Anna.

-No, no es así -digo rápido.

-¿Como que no?

-Después lo explico, ahora ayúdanos -digo.

-Sisi, solo... tranquilicense -dice- con razón estaba tan nervioso en la mañana -miré a Finn por un momento- ¿Quieren saber la historia de cómo los encontré?

-Nonononono... -decíamos a la vez Finn y yo mientras negabamos varias veces con la cabeza.

-Ustedes tranquilos -la puerta empezó a abrirse más dejándolo ver detrás de Max.

-Nonono -empecé a decir con la voz temblorosa.

-Se los voy a contar después...

Y entonces, cuando creí ya haber visto todo lo que necesito para quedar totalmente traumatizada de por vida... el universo me demuestra que estoy equivocada.

-¡NOOO!

-¡NO MAX!

Doy unos pasos hacia al frente y siento, como alguien me jala del brazo hacia atrás pegándome a la pared, es Finn quién se pone delante mío.

No puedo creerlo... lo mató, ese maldito hijo de perra acaba de enterrarle un hacha en la cabeza a su propio hermano... frente a nosotros...

Max no, por favor... que esta pesadilla acabe de una vez.

Gwen Blake Pov.

Volteo y veo como los autos de los policías llegan, justo ahora estoy en frente de la casa donde tienen a Anna y a mi hermano, los policías se estacionan y bajan de sus autos.

-¿Esta es la casa?

-Si.

-Estás segura?

-No la había visto antes, solo en mis sueños -digo- el árbol, la puerta, el número, la entrada... cada detalle.

-Si, tú quédate allá atrás -dice- y tú la cuidas.

-Apurense.

Solo espero que esto acabe.

Finn Blake Pov.

Tengo a Anna detrás mío, en serio no creí que presenciaría un asesinato justo frente a mi, mi respiración está muy agitada y mi corazón late a mil por hora, estoy asustado, muy asustado.

-¿Ven lo que me hicieron hacer? -dice y siento como Anna se aferra a mi brazo- maté a mi hermano por ustedes.

-¡NO ES CIERTO! -grita Anna- ¡LO MATASTE POR QUE ERES UN MALDITO, MALDITO ENFERMO DE MIERDA! -la acorralo con mi cuerpo para evitar que salga y se acerque a él.

-No, no fue por nosotros -digo con la voz temblorosa mientras doy unos pasos hacia el cuerpo con Anna detrás mío mientras sostengo su mano la cuál tiembla- n-nnosotros...

-Maldito -dice Anna entre dientes.

-Mi niña, no puedo creer que esto tenga que terminar así -dice con "tristeza" -pero no le dejaste otra opción, si no ibas a ser solo mía... no vale la pena que vivas.

-Me das asco -dice- y lo que le hiciste a Max...

-Él era un idiota -dice y voltea a ver el cuerpo- pero era mi idiota... -ve a Anna- así como tú eras mi niña... los perderé a ambos -ve otra vez el cuerpo- perdóname Max, tendré que enterrarte con nosotros... Al final si encontraste a los niños traviesos.

Se acerca al cuerpo de su hermano y le saca el hacha, se puede ver muchísima sangre, sus órganos destruidos y muchas otras cosas que no quiero mencionar ahora, Anna esconde su mirada detrás de nosotros para no tener que ver tal imagen tan horrenda, escucho como solloza en silencio, mis emociones y sentimientos ahora están tan confusas... tristeza, miedo, enojo.

-¿Qué haces con ese teléfono? -dice y deja el hacha a un lado- ¡Te dije que no funciona! -pausa y la chica de cabello rojo y yo lo miramos claramente asustados- casi siempre uso cuchillo... pero tú eres especial Finney... pero contigo Anna, voy a usar algo que conoces muy bien -la volteo a ver y tiene el rostro pálido- voy a tomarme mi tiempo, quiero que esto en serio les duela... ¡Sansón! -entra un perro negro con cadena que me gruñe a mi, el maldito lo agarra de esa misma cadena y lo deja a un lado- que obediente- lo ata.

Empieza a acercarse a nosotros lentamente, por fuera estoy casi paralizado pero por dentro quiero solamente gritar y pedir auxilio aunque sé que nadie me da escuchar.

-Te quiero, Blake...

Esas tres palabras me dejan completamente congelado, ella me empuja a un lado haciendo que yo caiga al suelo, el maldito se lanza sobre Anna tirándola al colchón y él sobre ella tomando su cuello.

-¡No, déjala! -me levanto casi al instante y estoy por acercarme pero en eso saca un cuchillo pequeño y lo pone en su cuello.

-Si das un solo paso... le revano el cuello -empieza a pasar el cuchillo por su cuello de forma lenta y baja hasta su pecho.

-N-no... no por favor -digo claramente asustado.

-Mira mi amor -le muestra el cuchillo pequeño- vas a morir... igual que Robin...

-¡Q-q-qui-t-ta... s-su... n-nomb-bre... d-de... t-tu... b-boc-ca...! -dice a penas, muy a penas y como puede, gira su cabeza hacia mi.

Quiero moverme, quiero lanzarme sobre él y sacarlo de ahí... está literalmente sobre ella y la está matando, mi corazón se acelera aún más y apenas puedo regular mi respiración, quiero llorar y dejar salir todo esto... la impotencia y la desesperación me están consumiendo por completo ¡Y ni siquiera me puedo mover!

Mató a Robin... y ahora va matar a Anna, a mi Anna.

Perdí a mi mejor amigo y ahora voy a perder a quien posiblemente sea el amor de mi vida...

-Hora de dormir... niña traviesa -al escuchar esto y ver lo que pasa a continuación caigo al suelo de rodillas.

No... no... ¡No, no, no! Debe ser una maldita pesadilla...

Bajó el maldito cuchillo por su abdomen de forma tan asquerosa y lenta, como si le causara... placer el hecho de matarla, al llegar a cierto punto, toma el pequeño objeto punzante y se lo entierra en el abdomen... ella tiene su mirada en mi todo el tiempo, la expresión de su rostro es aterradora, pero justo en ese instante todo cambia... su expresión cambia. Todo se fue, el dolor, el miedo... no queda nada... solo un rostro vacío sin expresión alguna, y pertenece a una de las personas más importantes que pudo haber llegado a mi vida.

Y duele, duele el hecho de saber que todo pasó así, está claro que el maldito la quería solo para él... de la forma que fuera, más que adueñarse de su pequeño cuerpo casi destruido y lleno de cicatrices gracias a los infinitos golpes, quería su alma... un alma pura he inocente, como la de cualquier niño, Anna era todo lo que él anhelaba ser y no podía, pero quería tenerlo... quería tenerla para él, sin importar que... y ahora me doy cuenta...

Todo lo que fue y pudo haber sido... Al parecer se fue... se fue... para siempre?

Ya no queda nada, solo un bello rostro vacío y sin vida...

......

𝐿𝑎 𝐶ℎ𝑖𝑐𝑎 𝐷𝑒 𝐿𝑎 𝑃𝑎𝑡𝑖𝑛𝑒𝑡𝑎 ᵗʰᵉ ᵇˡᵃᶜᵏ ᵖʰᵒⁿᵉDonde viven las historias. Descúbrelo ahora